La carrera entre EEUU, China y Rusia es seria: DARPA ahora pide a compañías un escudo anti misiles hipersónicos

El THAAD, sistema del ejército de Estados Unidos para derribar misiles balísticos​ de corto, medio y alcance intermedio en su fase terminal, por medio de un sistema de impacto directo.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de EEUU, conocida por su acrónimo DARPA, anunció una licitación para que empresas propongan ideas para armas que den contragolpe e intercepten un eventual ataque de armas hipersónicas, como parte del programa Glide Breaker.

El referido programa apunta a desarrollar rápidamente y con costes bajos tecnología capaz de interceptar misiles balísticos hipersónicos teledirigidos en la atmósfera superior, de acuerdo a un anuncio de la agencia el pasado 6 de noviembre, según podemos recoger del portal especializado en armas Flightglobal.com.

Los aspectos clave del programa son clasificados, indicó la agencia. Las propuestas deberán entregarse el 21 de diciembre DARPA en principio escogerá un ganador, aunque es posible que haya espacio para más. Luego de que la propuesta sea escogida, el ganador ejecutará una serie de revisiones de sistemas y de diseño en el 2019 y el 2020, con el objetivo de completar una prueba en el 2020.

¿Nueva carrera armamentística?

El programa Glide Breaker puede requerir tecnologías necesarias en un anuncio separado en a mediados del 2019. La necesidad de poseer armas de intercepción contra misiles hipersónicos viene en un contexto de carrera de vehículos hipersónicos entre EEUU, China y Rusia. En agosto, China reportó haber conducido su primer vuelo hipersónico no tripulado, el Starry Sky 2, alcanzando velocidades de Mach 5.5 por más de 5 minutos, y rozando el Mach 6. Durante el vuelo, el vehículo alcanzó una altitud de 98.000 pies y completó varias maniobras. 

Por su parte, la Fuerza Aérea de EEUU apunta a tener operativa al 2020 su Arma de Ataque Convencional Hipersónico (HCSW), misil propulsado a chorro desarrollado por Lockheed Missiles y Space por US$928 millones. Aparte, también encargó por US$780 millones a Lockheed Missiles un sistema de planeo hipersónico, el Air-launched Rapid Response Weapon (ARRW), que usaría un misil para acelerar la carga a altas velocidades, antes de que la carga se separe del misil y planee sin propulsión a una velocidad de M20.

China probó con éxito un cohete hipersónico el último viernes 3 de agosto. Según el sitio de noticias estatal China Daily, el vehículo de uso militar y civil podría algún día ser capaz de disparar misiles nucleares alrededor del planeta hasta seis veces la velocidad del sonido.

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.