Satélites de la NASA evalúan desde el espacio el daño de los incendios en California

El equipo de Advanced Rapid Imaging and Analysis (ARIA) en el JPL creó estos Mapas de Proxy de Daños (DPM) que representan áreas en California que probablemente fueron dañadas por los fuegos Woolsey y Camp. /NASA / JPL-Caltech

California sufre estos días el incendio forestal más destructivo de su historia, con 48 víctimas mortales y cerca de 80 kilómetros cuadrados de suelos carbonizados. Paradise es la localidad donde se ha registrado la mayoría de las muertes y los 220 desaparecidos. Además de la destrucción de unas 7.600 casas, según informa el departamento estatal de Forestación y Protección de Incendios.

La tecnología satélite de la NASA permite evaluar como nunca antes el daño que están provocando los grandes incendios forestales que asolan la costa occidental de los Estados Unidos. El equipo de ARIA (Advanced Rapid Imaging and Analysis) en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, ha producido nuevos mapas de daños utilizando imágenes de radar de apertura sintética de los satélites Copernicus Sentinel-1.

El siguiente mapa muestra las áreas que probablemente resultaron dañadas por el incendio de Woolsey, cerca de Los Ángeles, a partir del domingo 11 de noviembre. Cubre un área de aproximadamente 80 por 40 kilómetros, enmarcada por el polígono rojo. La variación de color de amarillo a rojo indica un aumento en el cambio o daño en la superficie del suelo.

El equipo de Advanced Rapid Imaging and Analysis (ARIA) en el JPL creó estos Mapas de Proxy de Daños (DPM) que representan áreas en California que probablemente fueron dañadas por los fuegos Woolsey y Camp. /NASA / JPL-Caltech

Otro mapa (abajo) muestra los daños causados por el Camp Fire en el norte de California a partir del sábado 10 de noviembre. Este representa un área de aproximadamente 88 por 77 kilómetros e incluye la ciudad de Paradise, una de las zonas más devastadas. Al igual que en el mapa anterior, las áreas rojas muestran el cambio o daño de superficie más severo.

El equipo de ARIA comparó los datos de ambas imágenes con Google Crisismap para su validación preliminar. Y aunque los mapas pueden ser menos confiables en terrenos con vegetación, como las tierras de cultivo, pueden ayudar a identificar áreas muy dañadas y asignar recursos según sea necesario, informa la NASA.

Los incendios no son raros en esta parte del mundo. El incendio de Camp, que empezó el martes al norte californiano, llegó a tener 17 kilómetros de longitud en su primer día. Solo este fuego quemó 28.000 hectáreas en 24 horas. Para Neil Laureau, científico atmosférico de la Universidad de Nevada (EE.UU.) uno de los factores es el viento que llega del este, opuestos a los occidentales, que llegan con potencia desde la cresta de Sierra Nevada. La corriente se amplifica en esta época del año: el aire frío viaja a través de la Gran Cuenca en Nevada y se distribuye a través de las montañas de Sierra Nevada hacia el este de California y, como consecuencia, los vientos se aceleran en el descenso. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.