“¿Y por qué no hay Día Internacional del Hombre?” Sí que existe: es hoy y reivindica que las cosas sigan como están

MaxPixel

Cada año gritan más alto quienes se alzan el 8 de marzo exigiendo un mundo más justo e igualitario para hombres y mujeres. Pero bajo el ruido de la marabunta en el Día Internacional de la Mujer, se escucha un zumbido constante: "¿El día de los hombres, para cuándo?". Una sencilla búsqueda en Internet da respuesta a esta pataleta: aunque con menos presencia en los medios, el Día Internacional del Hombre existe y se celebra el 19 de noviembre, respaldado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y por organismos dependientes como la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

El profesor Thomas Oaster de la Universidad de Missouri en Kansas (EE.UU.) estableció la efeméride con la finalidad de “concienciar al mundo acerca de la igualdad de género, promover la no discriminación masculina y resaltar el rol positivo y las contribuciones que hacen los hombres a la sociedad y a su comunidad y también abordar los temas de salud masculina todas las edades".  Y la plataforma australiana que promueve el evento por todo el mundo lo justifica así: "Honraremos los sacrificios desinteresados de los hombres y celebraremos las invalorables contribuciones que éstos hacen a diario en la familia, la comunidad y la sociedad".

Este argumento es peligroso porque asume que su vindicación manifiesta una carencia. Pues bien, no es así. Los hombres, como género, gozan de máxima visibilidad: copan los puestos de éxito, de responsabilidad y, en definitiva, de poder. Un ejemplo es lo que la sufragista Matilda Joslyn, denominó efecto Matildacon ello, se refiere al olvido que sufren las mujeres por ser eclipsadas por sus compañeros en sus campos de estudio. Un prejuicio que, como es fácil de adivinar, no sufren ellos. 

La salud y el hombre

Además, dicen, abogan por una "imagen más positiva del hombre en la sociedad, una mejora de las relaciones de género y la atención pública hacia temas de salud masculina: cáncer de próstata y depresión, entre otros". Y en este terreno, se peca de la misma ingenuidad: pensar que el punto de partida es una necesidad real. Pero lo cierto es que al hombre se le ha tomado como la escala del ser humano: "Asumir que riesgos, síntomas, estándares, tratamientos y pronósticos de determinadas enfermedades son los mismos para el caso de las mujeres, hace que las intervenciones sean poco eficaces y con efectos no deseados”, explican S. García Dauder, profesora de Psicología Social de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid; y Eulalia Pérez Sedeño, docente de Investigación en Ciencia, Tecnología y Género del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CSIC, España), en su libro titulado Las mentiras científicas sobre las mujeres (Catarata, 2017).

De hecho, las pruebas de los medicamentos se han probado siempre en hombres y durante mucho tiempo no se han conocido los posibles efectos secundarios en mujeres. Y los fármacos no son el único traje a medida de los varones, se han desdeñado los síntomas que causaban en ellas las enfermedades, pagando un precio tremendamente caro: al menos en España, las mujeres tienen un 6% más de probabilidades de morir de algún problema cardiovascular, y una de las razones principales es que no se detecta a tiempo. Mientras que los síntomas de infarto en hombres son fácilmente identificables (dolor intenso en el pecho que se extiende hacia el brazo izquierdo), en las mujeres son prácticamente desconocidos y a menudo se confunden con un ataque de ansiedad o incluso un corte de digestión. "El infradiagnóstico del infarto femenino es uno de los ejemplos más obvios de las consecuencias del androcentrismo, habitual en la cultura occidental, desde los comienzos de la Historia de la Medicina", escribe Nuria Varela en Feminismo para principiantes.

Sin embargo, aunque la discriminación se escora hacia el mismo lado, cuando se trata de anticoncepción, el sujeto de estudio es mayoritariamente la mujer. Si bien los efectos secundarios de las hormonas no pueden ser ignorados, “no se perciben como desmotivadores de su uso en las mujeres: depresión, náusea, fatiga, migrañas, falta de energía sexual, coágulos, etc. Así, para las farmacéuticas y sus intereses de investigación, efectos no tolerables en varones sí lo son en mujeres”, dicen las autoras. Y hasta ahora, se ha tenido como algo normal medicar a las mujeres mientras que, prácticamente, no hay investigación en anticonceptivos masculinos.

¿Disriminación masculina?

Y más allá de la salud, aún en 2018 la igualdad está lamentablemente lejos de alcanzarse. Según un informe del Centro de Investigaciones Sociológicas de España (CIS), cocinar, limpiar la casa, fregar los platos y hacer la compra son tareas que siguen reservadas para las mujeres: solo un 24% de los hombres se reparten la limpieza de la casa y el 71% de ellas admiten ser las que cocinan siempre o casi siempre. Cifras que llevan a una conclusión irremediable: solo el 36% de las mujeres están satisfechas con la convivencia con sus parejas (heterosexuales). Parece que la discriminación masculina no es más que un animal mitológico.

El Día Internacional del Hombre busca, según sus promotores, lo mismo que su homólogo de la mujer: la igualdad efectiva entre los dos sexos. Pero el mundo sigue favoreciendo a uno de los dos. Y es precisamente el que conmemora su día hoy. Y también los otros 364 días del año. Como dijo a la BBC Silvia Cuevas-Morales, de la asociación madrileña Vindicación Feminista, "todos los días son de los hombres", así que dedicar una jornada a visibilizarles "no puede ayudar a normalizar la igualdad de género".

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.