Finalmente sabemos por qué este pequeño animalito defeca cubos

Wikimedia Commons 

Los uombats o wombats son unos pequeños marsupiales que viven solo en Australia. Además de tener un metabolismo extraordinariamente lento (tardan 14 días en completar la digestión), los uombats poseen otra característica que era un misterio: sus excrementos tienen forma de cubos. Ahora, un grupo internacional de científicos cree tener la respuesta.

El estudio presentado en la 71ª Reunión Anual de la División de Dinámica de Fluidos de la American Physical Society en Atlanta (EE.UU.) el último domingo, fue llevado a cabo por Patricia Yang del Instituto de Tecnología de Georgia y su equipo. Ellos afirman haber descubierto los procesos digestivos detrás del misterio.

Los uombats producen alrededor de 80 a 100 cubos de caca por noche. Se sabe que usan el estiércol para marcar su territorio, depositando pilas de objetos fuera de las madrigueras y sobre rocas y troncos, según Australian Geographic. Pero cómo el pequeño marsupial produce las formas cúbicas es un fenómeno que ha desconcertado a muchos observadores.


Excrementos cúbicos de los pequeños uombats
Wikimedia Commons
  

Rasgo único en el mundo animal

Los excrementos en cubos del uombat son un rasgo único en el mundo animal, dijeron los investigadores, ya que los cubos generalmente se crean mediante corte o moldeado. "En el mundo construido, las estructuras cúbicas se crean por extrusión o moldeo por inyección, pero hay pocos ejemplos de esta hazaña en la naturaleza", dijeron los autores del proyecto en un comunicado de prensa.

Para resolver el rompecabezas, el equipo examinó los tractos digestivos de los uombats que tuvieron que ser sacrificados después de haber sido atropellados en Tasmania, Australia. Los investigadores encontraron que su larga digestión hace que a medida que las heces se mueven hacia el 8% final del intestino, cambien de un estado líquido a sólido. En esa etapa, el estiércol toma la forma de cubos separados que miden aproximadamente dos centímetros de longitud.

Al inflar el intestino con un globo largo, el equipo detectó que las paredes intestinales de los uombats se estiran de manera desigual, lo que permite la formación de cubos. "La tensión local varía del 20% en las esquinas del cubo al 75% en los bordes", dijo el equipo. "Por lo tanto, el intestino se estira preferentemente en las paredes para facilitar la formación del cubo".

El descubrimiento, además de contribuir al estudio de los movimientos del intestino el transporte de tejidos blandos, también puede ayudar a proporcionar información sobre las nuevas técnicas de fabricación. “Actualmente solo tenemos dos métodos para fabricar cubos: lo moldeamos o lo cortamos”, explica Yang en un comunicado de prensa. “Ahora tenemos este tercer método”.

Esta no es la primera vez que el curioso animalito llama la atención. A finales del año pasado, un uombat bautizado como George, fue puesto en libertad luego de que su madre fuera arrollada por un auto mientras que él aún seguía en su bolsa.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.