Latinoamérica y su lenta lucha contra las bebidas azucaradas

PxHere

Ayer se supo que Coca Cola y otras multinacionales se habían tumbado los intentos del gobierno español por implementar un semáforo nutricional. Aunque, la medida no ha logrado imponerse en el país ibérico, de acuerdo a una reciente investigación publicada en PLOS One, varios países latinoamericanos si han adoptado una posición protegiendo a la población al tomar iniciativas en contra de las bebidas azucaradas.

El nuevo estudio, realizado por expertos de Argentina y Estados Unidos, hizo un recuento y analizó las estrategias desarrolladas en la región para disminuir el consumo de estas bebidas, y procuró medir su eficacia. En 15 años, 14 países de América Latina han adoptado al menos 39 iniciativas públicas y privadas para regular el consumo de bebidas azucaradas

“Encontramos que en la región hay algunas medidas más exitosas que otras”, dijo a SciDev.Net Raúl Mejía, uno de los autores del estudio. “Vemos ahora un fenómeno similar a lo que pasó con el tabaco. Hace entre 30 y 50 años era imposible pensar en un impuesto al consumo de tabaco o en eliminar su publicidad dirigida a niños. Pero poco a poco eso cambió hasta la situación que hoy conocemos”.

El investigador destacó que ya hay estudios basados en modelos matemáticos que demuestran que la reducción del consumo de bebidas azucaradas reduce dramáticamente las enfermedades cardiovasculares.

“El consumo de bebidas azucaradas se debe ir ‘desnaturalizando’, es decir, debe dejar de verse como algo normal en América Latina. Esto se hace prohibiendo la publicidad (especialmente la dirigida a niños) y usando una legislación progresiva de restricción. Una vez que se entiende eso, la misma presión social se encarga de reducir el consumo, igual que pasó con el tabaco”, agregó el investigador.

Distintos países, distintas velocidades

De acuerdo al reporte, solo 28 de las 39 iniciativas regulatorias fueron aprobadas por los órganos legislativos y ejecutivos de cada país y el 56% de las acciones propone métodos para fiscalizar y evaluar su implementación y el 62% contempla sanciones. Las medidas que más destacan son restricciones a la disponibilidad de bebidas azucaradas en escuelas, nuevos impuestos, restricciones en la publicidad y reglas de etiquetado de productos.

El país que más éxito están teniendo en desalentar el consumo es México, que en 2014 estableció un impuesto especial del 10% (1 peso por litro) a las bebidas azucaradas. Dos años después, el consumo había disminuido 6%. Chile ha seguido una línea similar declarándole la guerra a la comida chatarra, aunque todavía no existen estudios que midan el impacto de tales medidas. Por otro lado, Costa Rica ha tenido intenciones, pero éstas avanzan demasiado lento, dice el reporte. Y tanto en Paraguay como en Guatemala, las acciones son nulas.

Según el reporte, en el otro extremo se encuentra Argentina. Este el primer país consumidor de bebidas azucaradas del mundo (137 litros per cápita por año) y el que tiene la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de cinco años de América Latina y el Caribe con 9,9%, según la OMS y la FAO.

Así mismo, Argentina ha duplicado el consumo de estas bebidas en los últimos 20 años debido a una disminución en los impuestos y a un incremento en la oferta y en el marketing más agresivo cuyo público son niños y jóvenes. Y aunque recientemente existió un proyecto de reforma tributaria que planteaba un alza de impuestos que pasaba de 4% al 17%, este no prosperó.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.