El 14% de los trabajadores chilenos fuma marihuana o bebe en horario laboral

Pixabay

El consumo de drogas en trabajadores chilenos ha pasado en los dos últimos años del 10% al 14,9%, según los datos del estudio Global Partners. El trabajo se centra tanto en drogas lícitas como ilícitas y en las compañías donde “no se realiza ningún tipo de acción inhibitoria y/o educativa”.

De entre todos los estupefacientes, el cannabis es el que ha provocado más tasa de positivos: un 61,89%; seguido de la cocaína, con un 22,59% y por el consumo combinado de ambas drogas, un 13'17% del total.

“La normalización del consumo está presente entre los trabajadores. La gente no se da cuenta del riesgo que corre; afecta las habilidades cognitivas y motoras para conducir o manejar maquinaria, por ejemplo”, cuenta a CNN Chile el psiquiatra Rolando Chandía, académico de la Universidad de Chile y director de la Clínica Alfa Adicciones.

Consumo en la Universidad

El consumo de cannabis en los lugares de trabajo se enmarca en un aumento del triple de consumo en el país. Estas cifras corresponden principalmente al sector de población masculina entre 18 y 34 años, segmento que incluye a un importante porcentaje de personas activas laboralmente y también a estudiantes de educación superior.

Otro trabajo, este realizado por Senda, del Ministerio de Interior y Seguridad Pública chileno, afirma que el consumo de alcohol y otras drogas supera al del resto de la población: 3 de cada 5 jóvenes bebió alcohol alguna vez en el último mes y más de la mitad de ellos se emborrachó al menos una ocasión.

“Los jóvenes presentan mayor consumo de alcohol y tienen más episodios de embriaguez resto de la población, y además tienen mayor uso de sustancias como marihuana, cocaína y pasta base. Pero este estudio nos permitirá saber con más precisión lo que ocurre en el mundo de la educación superior”, explica el director de SENDA, Patricio Bustos: “Queremos conocer los patrones de uso y los factores que explican el consumo, con el objetivo de elaborar políticas que les hagan sentido a los jóvenes”. 

Según el estudio, las empresas que se acogen a programas de control de drogas como Drug Free Workplace, reducen su tasa de consumo laboral de drogas y alcohol del 14,9% al 1,21%, “disminuyendo el ausentismo, las licencias médicas, la rotación, los accidentes y mejorando el clima laboral y la productividad”.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.