¿Quieres mejor sexo? No te acuestes tarde y deja el celular fuera de la habitación

Pixabay

Dormir bien por la noche puede aumentar el deseo sexual. Según la educadora e investigadora sexual Laurie Mintz, la falta de sueño y de sexo comparten algunas causas como el estrés. Afirma que la falta de sueño puede llevar a problemas sexuales del mismo modo que la falta de sexo puede llevar a problemas de sueño.

Pero según escribía la experta en un articulo de The Conversationuna buena noche de sueño puede llevar a un mayor interés en el sexo, y el sexo orgásmico puede resultar en un mejor sueño nocturno. Las mujeres son más propensas que los hombres a tener problemas para dormir, y la queja sexual más común que las mujeres llevan a los terapeutas sexuales y médicos es el bajo deseo. Sorprendentemente, estar demasiado cansado para tener relaciones sexuales es la principal razón que las mujeres dan por perder el deseo.

Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine realizado con mujeres universitarias, descubrió que cuanto más dormían, más interesadas estaban en el sexo al día siguiente. Solo una hora adicional de sueño llevó a un aumento del 14% en las posibilidades de tener un encuentro sexual al día siguiente y más sueño estaba relacionado con una mejor activación genital. Según otro trabajo, entre las mujeres menopáusicas, el sueño estaban directamente relacionado con los problemas sexuales.

La maternidad reciente no es la mejor época para disfrutar de un buen descanso. Las madres de bebés recién nacidos tienen menos probabilidades de dormir bien, sobre todo porque están cuidando a su bebé durante la noche, pero las madres, tanto de niños como adolescentes, reportan problemas para dormir trabajen solo dentro de casa o también fuera.

El sueño en los hombres

Para Minz, aunque la falta de sueño y el estrés parecen afectar el funcionamiento sexual de ellas, los hombres también sufren problemas interrelacionados en estas áreas. Una investigación encontró que, entre los hombres jóvenes y sanos, la falta de sueño provocaba una disminución de los niveles de testosterona, la hormona responsable de gran parte de nuestro deseo sexual; y otra, que entre los hombres, la apnea del sueño contribuía a la disfunción eréctil y una disminución general del funcionamiento sexual. Claramente, entre los hombres, la falta de sueño resulta en una disminución del funcionamiento sexual.

El efecto del sexo en el sueño

El sueño y el sexo tienen una relación de ida y vuelta. Según el experto en sexo Ian Kerner, citado por Minz, muy poco sexo puede causar insomnio e irritabilidad, del mismo modo que, al contrario, existe cierta evidencia de que la hormona del estrés cortisol disminuye después del orgasmo. También hay evidencia de que la oxitocina, la "hormona del amor" que se libera después del orgasmo, no solo produce un mayor sentimiento de conexión con la pareja, sino que también duerme mejor.

Además, entre las mujeres el orgasmo aumenta el estrógeno, lo que conduce a un sueño más profundo. Entre los hombres, la hormona prolactina que se secreta después del orgasmo produce somnolencia.

Los expertos sugieren seguir un horario, tanto para dormir como para encuentros sexuales. También recomiendan disminuir el uso del smartphone dentro de la habitación: la sugerencia es hacer de la habitación un refugio exclusivo para las alegrías del sueño y el sexo.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.