Enfriar la atmósfera inyectándole aerosoles desde aviones: un plan costoso pero viable

IOP Publishing

Según una nueva investigación publicada en Environmental Research Letters, inyectar aerosoles en la atmósfera para enfriarla, desde aviones de gran altitud, es caro pero viable. Los autores del trabajo analizaron las capacidades y los costos de varios métodos para suministrar sulfatos a la estratosfera inferior, conocida como inyección de aerosol estratosférico (SAI), y los aspectos prácticos del proyecto hipotético de "geoingeniería solar" a gran escala a partir de 15 años. Su objetivo sería reducir a la mitad el aumento del forzamiento radiativo antropogénico, desplegando material a altitudes de alrededor de 20 kilómetros.

Para Gernot Wagner, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de la Universidad de Harvard (EE.UU.), “la geoingeniería solar a menudo se describe como rápida, barata e imperfecta. Si bien no emitimos ningún juicio sobre la conveniencia de las EFS, sí demostramos que un programa de implementación hipotético a partir de 15 años, aunque sea altamente incierto y ambicioso, sería técnicamente posible estrictamente desde una perspectiva de ingeniería. También sería muy económico, con un gasto medio de alrededor de 2.000 a 2.500 millones por año durante los primeros 15 años".

Los nuevos resultados están en consonancia con investigaciones anteriores, que también analizaban los costes de la posible intervención de geoingeniería de aerosoles estratosféricos. El equipo estimó el precio total de desarrollo en menos de 2.000 millones para el fuselaje, y otros 350 millones para modificar los motores existentes. Los nuevos aviones comprenderían una flota de ocho en el primer año, llegando a poco menos de 100 en 15 años, que volaría poco más de 4.000 misiones al año en el primer año, llegando a más de 60.000 por año para el 15º año.

Un secreto demasiado grande

Según Wagner, "docenas de países podrían financiar un programa así, y la tecnología requerida no es particularmente exótica". Sin embargo, en opinión de los autores, esto no debería reforzar el temor a menudo invocado de que un país u operador deshonesto podría lanzar un programa clandestino de EFS en un mundo desprevenido.

También discutieron si un programa tan idealizado podría mantenerse en secreto, llegando a la conclusión de que ningún programa global de las EFS de la escala y la naturaleza que se analiza aquí podría esperar razonablemente mantener el secreto. "Incluso nuestro hipotético programa de implementación del primer año conlleva 4000 vuelos a altitudes inusualmente altas, en aviones del tamaño de un avión de pasajeros en múltiples corredores de vuelo en ambos hemisferios. Esto es demasiada actividad de la aviación para permanecer sin ser detectado, y una vez detectado, tal programa podría ser disuadido", afirman los investigadores. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.