¿Es buena idea la compra de seis robots cirujanos Da Vinci para los hospitales de Madrid?

Wikimedia Commons

El robot Da Vinci empieza a ser un compañero habitual en los centros médicos de todo el mundo. Estamos habando de un sistema quirúrgico que se utiliza para múltiples procedimientos quirúrgicos y está controlado por un cirujano que opera desde una consola. Sin embargo, y pese a la repercusión mediática que tiene esta novedosa tecnología, hay voces expertas que piden prudencia a la hora de evaluar los beneficios que conlleva. Ahora, la Comunidad de Madrid, en España, a la que pertenece la capital, ha comunicado la intención de comprar seis nuevos robots Da Vinci "con el objetivo de potenciar la cirugía robótica en distintas intervenciones a principios del año próximo". Y los expertos consideran que quizá no haya sido la mejor idea.

Da Vinci es famoso en el tratamiento del cáncer de próstata y de otras afecciones urológicas, como se explica en este reportaje de Expansión, pero se puede usar en ginecología, cirugía general, cirugía oral y maxilofacial, cirugía pediátrica, cirugía torácica o cirugía cardíaca. Según informa el Gobierno regional, la compra se realizará dentro del Plan de Equipamiento de Alta Tecnología, que contempla una inversión de 312 millones de euros en los próximos ocho años. Los seis robots se instalarán en los hospitales capitalinos de La Paz, 12 de Octubre, Gregorio Marañón, Puerta de Hierro, Princesa y Ramón y Cajal, que se suman a los dos que están en funcionamiento en los hospitales Clínico San Carlos y Rey Juan Carlos.

En el Clínico, se instaló el primer aparato de estas características en un centro público español, operando exitosamente a un niño por primera vez: “Las ventajas de la cirugía robótica respecto de otros procedimientos quirúrgicos más convencionales son evidentes. Supone incisiones más pequeñas, estancias hospitalarias más cortas y una mejor recuperación”, declararon los médicos en su momento, según recoge el diario madrileño El Boletín.

Críticas y avales

“La evidencia actual no justifica la inversión en este robot”, afirma, sin embargo, Iñaki Gutiérrez-Ibarluzea, técnico del Servicio de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de País Vasco, en un reportaje de Redacción Médica que cita en un tuit el médico y portavoz autonómico socialista de Sanidad (en la oposición), José Manuel Freire.

El Boletín destacaba también una información del Washington Post sobre un estudio en el que se encontraron muy pocas diferencias entre la cirugía tradicional y la nueva tecnología. El trabajo concluía que esta última alargaba más los tiempos de operación, además de encarecerla, pues llagaba a costar “dos millones de dólares”.

Por su parte, Carlos Castaño, presidente de la Asociación de Facultativos y Especialistas de Madrid (AFEM), coincide con el diagnóstico prudente y recuerda que esta compra se ha dado en un contexto preelectoral: “El Da Vinci lo hace bien, pero un cirujano también. Es comprar juguetes, hay elecciones dentro de poco. Hay prioridades mucho más urgentes, pero esto vende muy bien”, afirma al periódico madrileño en realación con el gasto autonómico.

El artículo recoge también la conclusión del Instituto ECRI, una organización sin ánimo de lucro con más de 4.000 estudios sobre la cirugía robótica: “La evidencia científica no es lo suficientemente sólida como para determinar si un robot es mejor que la cirugía tradicional”. 

Por otro lado, algunos expertos consideran que los robots Da Vinci, sin embargo, si que suponne alguna ventaja para el paciente. A principios de año, en México se realizó la primera intervención con esta tecnología, y, según la agencia de noticias mexicana Notimex, mientras que con el método tradicional el período de recuperación se alarga hasta prácticamente un mes, con esta tecnología solo se necesitan dos días para ser capaz de realizar las tareas cotidianas con normalidad. Afirmaban que además de un rotundo beneficio para el paciente, supone un ahorro al sistema de salud, debido a los costes asociados al ingreso hospitalario y a los tratamientos.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma. 

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.