¿Ha matado Netflix nuestras ganas de sexo?

Cartel promocional de 'Love'. /Netflix

Cada cierto tiempo, Netflix interrumpe tu maratón de Narcos para preguntarte si sigues ahí. La plataforma cuenta con que te hayas dormido y esté reproduciendo capítulos para nadie, pero el mensaje bien podría significar que asume que un ratito bajo la manta con tu pareja ha podido derivar hacia otros menesteres. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) sugiere lo contrario, que la creciente popularidad de las plataformas audiovisuales podría estar afectando negativamente nuestra vida sexual.

Esta conclusión, que anunciaron a bombo y platillo muchos medios anglosajones, es quizá algo precipitada, pero los resultados del trabajo, publicado en Energy Research and Social Science, se prestan a darla por cierta: mientras que la hora pico tradicional para ver la televisión era de las 8 p.m. a las 10 p.m., la nueva cima del uso de Internet se coloca entre las 10 p.m. y las 11 p.m., con Netflix y BBC iPlayer o YouTube a la cabeza. Una hora que, presumiblemente, se destinaba en el pasado a otros entretenimientos.

El objetivo real del estudio era analizar cómo el tráfico de Internet afectaba el consumo de electricidad. "En la medida en que este tráfico está asociado con el visionado de películas o programas, se sugiere que los dispositivos móviles se utilizan para prolongar las horas de 'ver televisión', tal vez después de que se haya apagado el televisor principal”, dicen los autores.

Se analizaron casi 400 dispositivos y los participantes mantuvieron un diario durante el tiempo que duró el estudio. De este, se desprende que para el visionado de contenidos audiovisuales, se usan “más dispositivos móviles, especialmente tabletas”. Uno de los participantes, por ejemplo, comentó que el uso de dispositivos "abre un mundo completamente nuevo para ver la televisión en la cama" si tiene problemas para dormir; mientras que otro informó que acostarse solo viendo algo en la tablet, después de haber visto algo con su familia en la sala de estar, le ayuda a quedarse dormido.

A los jóvenes ya no les interesa 

Estos datos no hacen más que alimentar una idea que muchas otras investigaciones han concluído: que los jóvenes tienen menos sexo que sus mayores. Los millennials son menos popensos a mantener relaciones sexuales que los jóvenes adultos de hace 30 años, de acuerdo a un estudio a 27.000 personas publicado la revista especializada Archives of Sexual Behaviour. Los autores consideran que la tendencia podría deberse a multitud de factores además de los servicios de Tv online: a que pasan más tiempo en casa, al uso de videojuegos o de Internet, o incluso "el fácil acceso a la pornografía puede también aliviar el deseo sexual”, agregó Ryne Sherman, de la Universidad Florida Atlantic y coautor de la investigación.

"Se preguntó a parejas británicas y sexualmente activas con qué frecuencia tienen relaciones sexuales, y la media fue cinco veces al mes en 1990, cuatro veces en 2000 y tres veces en 2010", añadía David Spiegelhalter de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). La conclusión del científico es, de todas, la más catastrofista: para 2030, dice, la gente podría no tener relaciones sexuales. 

Esperemos que para ese entonces las series sean verdaderamente increíbles. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.