Estos colmillos de mamut adornaron las cabezas de denisovanos hace 50.000 años

Instituto de Arqueología y Etnografía SB RAS

Arqueólogos han encontrado fragmentos de una tiara de colmillos de mamut en una Cueva de Denísova. Como informó un comunicado de prensa del Instituto de Arqueología y Etnografía de la Academia de Ciencias de Rusia en  Siberia (SB RAS), presumiblemente, el artefacto fue hecho hace 45.000-50.000 años.

Las cuevas de Denísova se encuentra en el sur del territorio de Altái, Rusia. Los trabajos arqueológicos se han llevado a cabo aquí desde 1970. Los investigadores han descubierto 22 capas culturales, la más antigua de las cuales se formó hace unos 170.000-180.000 años. En diferentes épocas, representantes de las tres especies de humanos actualmente conocidas vivieron en la cueva: neandertales, denisovanos y humanos modernos. Los neandertales y los denisovanos habitaron la región casi al mismo tiempo y se cruzaron en la cueva. Los humanos modernos aparecieron aquí mucho más tarde, aproximadamente en el tercer milenio antes de Cristo. 

En la temporada de campo de 2018, los arqueólogos encontraron un fragmento de una tiara hecha de colmillo de mamut. A juzgar por los desgastes en los huesos, la tiara fue usada. La ausencia de tallas y adornos sugiere que no era un adorno de culto, sino que se usaba en la vida cotidiana. En uno de los extremos del hueso, se preservó un orificio que, al parecer, servía para pasar una cuerda y atar la tiara. Los investigadores creen que los habitantes de la cueva fabricaban diademas; así lo evidencian fragmentos que quedaron del procesamiento de colmillos. El artefacto se encontró en la capa, que se remonta a un período de 45.000-50.000 años.

“El colmillo de mamut fue utilizado por los humanos antiguos como material para la fabricación de muchos objetos, sobre todo, joyas: cuentas, colgantes, pulseras, pero también se hicieron agujas y puntas. En cuanto a las diademas más antiguas, este es un hallazgo bastante raro en el mundo", dice Alexánder Fedorchenko, investigador junior del IAET SB RAS. “El fragmento encontrado es bastante grande y, a juzgar por el grosor de la placa y un diámetro grande, el objeto estaba destinado a un hombre de cabeza grande". 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.