Revolucionaria técnica podría detectar cualquier tipo de cáncer sin biopsia y en menos de 10 minutos

Wikimedia Commons

Los métodos actuales de detención de cáncer son particularmente invasivos; y aunque existe un método que analiza el ADN del cáncer en la sangre, éste aun está en fase de desarrollo. Por eso, un equipo de investigadores australianos ha creado una técnica similar que permite diagnosticar cualquier tipo de cáncer...aunque lo sorprendente de esta es que es en menos de 10 minutos. El trabajo ha sido publicado en Nature Communications.

El trabajo, liderado por Abu Sina de la Universidad de Queensland, se basa en una firma de ADN única que parece ser común en todos los tipos de cáncer. Y aunque parece prometedora porque detecta la enfermedad poquísimo tiempo, todavía se necesitan ensayos clínicos para ver si la prueba puede ser realizada en humanos.

El ADN del cáncer

Cada tipo de cáncer tiene diferentes características genéticas y otras. Una prueba que detecta un cáncer puede no funcionar en otro. Debido a eso los investigadores han estado buscando un punto en común entre los cánceres para desarrollar una herramienta de diagnóstico que pueda aplicarse a todos los tipos.

Esta nueva investigación encontró que el ADN del cáncer forma una estructura única cuando se coloca en el agua. La estructura es la misma en el ADN de muestras de cáncer de mama, próstata e intestino, así como en el linfoma.

Casi todas las células del cuerpo de una persona tienen el mismo ADN, pero los estudios han encontrado que la progresión del cáncer hace que este ADN se someta a una reprogramación considerable. Este cambio es particularmente evidente en el patrón de distribución de una pequeña molécula llamada grupo metilo, que decora el ADN.

Un patrón de metilo distinto del ADN de una célula normal es crucial para regular su maquinaria y mantener sus funciones. También es responsable de activar y desactivar los genes. La alteración de este patrón es una de las formas en que las células cancerosas regulan su propia proliferación. Este patrón de metilo ha sido estudiado antes. Sin embargo, su efecto en una solución (como el agua) nunca ha sido explorado.

Al usar la microscopía electrónica de transmisión, el equipo notó que los fragmentos de ADN cancerosos se plegaron en estructuras tridimensionales en el agua. Estos eran diferentes a lo que habían visto con el ADN de tejido normal en el agua.

Su relación con el oro

En el laboratorio, las partículas de oro se usan comúnmente para ayudar a detectar moléculas biológicas (como el ADN). Esto se debe a que el oro puede afectar el comportamiento molecular de una manera que causa cambios visibles en el color.

“Descubrimos que el ADN canceroso tiene una fuerte afinidad con el oro, lo que significa que se une fuertemente a las partículas de oro”, explicó Sina en The Conversation. “Este hallazgo nos dirigió a desarrollar una prueba que puede detectar ADN canceroso en sangre y tejido. Esto requiere que se mezcle una pequeña cantidad de ADN purificado con algunas gotas de solución de partículas de oro”.

Sorprendentemente, el cambio de color ocurre en tan solo cinco minutos y el ADN canceroso puede ser observado a simple vista.

Además, la prueba también funciona para la detección electroquímica, cuando el ADN se une a electrodos de oro planos. Dado que el ADN del cáncer tiene mayor afinidad con el oro, proporciona una señal de corriente electroquímica relativa más alta en comparación con el ADN normal. Este método electroquímico es altamente sensible y, eventualmente, también podría usarse como una herramienta de diagnóstico.

Sin embargo, para que esta prueba funcione correctamente, el ADN debe ser puro. Hasta el momento, los investigadores han analizado más de 200 muestras de tejido y sangre, con una precisión del 90%. La precisión es importante para garantizar que haya menos falsos positivos: detectar de forma errónea el cáncer cuando no hay ninguno.

Los siguientes pasos

Los tipos de cáncer que los científicos analizaron solo fueron de mamas, linfoma, próstata e intestino. Pero como el patrón de metilación es similar en todos los tipos de cáncer, es probable que el ADN responda de la misma manera. “Es un comienzo prometedor, aunque se necesitan análisis adicionales con más muestras para probar su uso clínico”, comenta Sina.

El siguiente paso es realizar un estudio clínico para comprender cómo se puede detectar un cáncer en una etapa temprana basándose en esta nueva firma de ADN. El equipo está evaluando la posibilidad de detectar diferentes tipos de cáncer de diferentes fluidos corporales desde etapas tempranas hasta etapas más avanzadas del cáncer. Así mismo, también podría servir para monitorear las respuestas a los tratamientos.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.   

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.