¿El futuro que soñaste? Suprimir un solo gen podría permitirte comer sin engordar

Cartel promocional del documental 'Supersize me'

No más dietas: comer tanto como quieras y no sufrir las consecuencias en la báscula. Esto es lo que promete una nueva investigación de la Universidad de Flinders (Australia). Según sus autores, la supresión de un solo gen obraría el milagro. El equipo espera que funcione que los resultados en ratones sean equivalentes en humanos para combatir la obesidad y enfermedades graves como la diabetes.

La obesidad es una importante epidemia mundial de salud, y aumenta el riesgo de enfermedades graves como la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón, pero faltan vías para tratamientos terapéuticos eficaces. El estudio, publicado en EMBO Reports, utilizó una gran prueba genética en roedores para identificar nuevos candidatos genéticos que podrían causar obesidad, lo que podría allanar el camino para nuevas terapias farmacológicas.

Eliminando el gen conocido como RCAN1 en ratones y alimentándolos con una dieta rica en grasas, no lograron ganar peso, incluso después de ingerir alimentos ricos en grasa durante períodos prolongados. Observaron mejoras de la salud en ausencia del gen RCAN1 en toda una variedad de dietas diferentes con diferentes intervalos de tiempo desde ocho semanas hasta seis meses.

"Sabemos que muchas personas luchan por perder peso o incluso controlar su peso por varias razones diferentes. Los hallazgos de este estudio podrían significar el desarrollo de una píldora que se centre en la función de RCAN1 y que resulte en la pérdida de peso", explica Damien Keating, autor principal del estudio.

Grasa marrón y grasa blanca

El secreto de este tratamiento está en la conversión de grasas. Hay dos tipos de grasa en el cuerpo humano: la grasa marrón quema energía, mientras que la grasa blanca almacena energía. Según Keating, el bloqueo de RCAN1 ayuda a transformar la grasa blanca no saludable en grasa marrón saludable, presentando un posible método de tratamiento en la lucha contra la obesidad.

"A la luz de nuestros resultados, los medicamentos que estamos desarrollando para atacar RCAN1 quemarían más calorías mientras las personas descansan. Esto significa que el cuerpo almacenaría menos grasa sin la necesidad de que una persona reduzca el consumo de alimentos o haga más ejercicio".

Los advierten de que, aunque se abre el camino a un tratamiento potencialmente simple, se requiere más investigación para determinar si traducen estos resultados son equivalentes en humanos. "Nuestra investigación se centra en comprender cómo las células se envían señales entre sí y cómo esto afecta la salud y la propagación de la enfermedad".

Un estudio aparecido a inicios de año en la revista Frontiers of Public Health sugería que 76% de la población mundial tenía grasa en exceso. Este problema es especialmente preocupante en la infancia. El sobrepeso de un niño pequeño afecta negativamente su desarrollo en el futuro, según un artículo publicado en la revista Obesity. Científicos estadounidenses evaluaron el peso de niños menores de dos años de edad y sus capacidades cognitivas a los cinco y ocho años, y hallaron que la obesidad en la infancia afecta la memoria operativa y, más adelante, al pensamiento espacial.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.