Hoy, la luna nueva ayudará a observar la mejor lluvia de estrellas del año: las Gemínidas

Lluvia de Gemínidas. /Flickr / El coleccionista de instantes

Como cada diciembre, cuando la Tierra pasa a través de un rastro masivo de escombros polvorientos arrojados por un objeto extraño y rocoso llamado 3200 Faetón, llega la lluvia de estrellas más navideña: las Gemínidas. Este espectáculo se debe a la combustión del polvo y la arena cuando se topan con la atmósfera de la Tierra.

Lo que más bien es una lluvia de meteoros, sucede anualmente y este año alcanzará su pico en la noche del 13 al 14 de diciembre. Podán verse a simple vista bajo cielos claros y oscuros en la mayor parte del mundo, aunque la mejor vista es del hemisferio norte. Los observadores verán menos Gemínidas en el Hemisferio Sur, donde el radiante no sube muy alto en el horizonte. Este es el vídeo del espectáculo del año pasado que ha compartido la Agencia Espacial estadounidense (NASA). 

Cuanto menos iluminación haya en el lugar de observación y más despejado este el cielo, mejores serán las condiciones para ver el evento. Por eso, este año, el fenómeno astronómico se verá especialmente bien: se beneficiará de la ausencia de Luna el día 14. Con esta Luna Nueva , se espera que la frecuencia de meteoros en el cielo sea de uno por minuto en condiciones óptimas de observación.

Las lluvias de meteoros reciben su nombre de la ubicación del radiante, generalmente una estrella o constelación cerca de donde aparecen en el cielo nocturno. Las que nos ocupan se llaman así porque su radiante está en la constelación de Géminis. “Sin embargo, no todos los meteoros que podrías ver pertenecen a la lluvia Gemínida. Algunos podrían ser esporádicos, y otros, de lluvias activas más débiles como los Monocerótidos, Sigma Hydrids y Comae Berenicids”, advierten científicos de la NASA. 

Faetón, ¿asteroide o cometa?

La naturaleza de Faetón, aún hoy, es tema de controversia entre los científicos. "Es un asteroide cercano a la Tierra o un cometa extinto, a veces llamado cometa rocoso", explica Bill Cooke, del Meteoroid Environment Office de la NASA. Hasta que fue descubierto en 1983, los científicos vincularon todas las lluvias de meteoros conocidas con cometas activos y no con asteroides. "En ese momento, la suposición era que Faetón probablemente era un cometa muerto y quemado. Ppero los cometas son típicamente de color rojo y no azules. Así que, aunque la órbita muy excéntrica de Faeton debería definirle como cometa muerto es difícil decir si Faetón es más un asteroide o un cometa muerto", explicaba hace unos meses Teddy Kareta, de la Universidad de Arizona (EE.UU.).

Además de las perseidas, en agosto, en octubre el cielo nos brindaba otro espectáculo de estrellas fugaceslas oriónidas, meteoritos de alta velocidad alrededor de la constelación de Orión, que provienen del Cometa 1P / Halley, mejor conocido como Halley, que pasa por la Tierra cada 75 a 76 años (la última vez, en 1986). Su paso alrededor del Sol ha dejado un rastro de cometas, que se evidencian cuando se alinean con la Tierra y el astro en mayo (con las lluvias Eta Acuáridas) y en octubre y noviembre, con las Oriónidas.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.