El alzhéimer se podría ‘transmitir’ a través de instrumentos contaminados, confirma estudio en ratones

John Collinge et al. / Nature, 2018

Investigadores del Instituto de Enfermedades por Priones, del University College de Londres (Reino Unido) han confirmado con un experimento que la administración externa de la proteína beta-amiloide puede conducir al desarrollo del alzhéimer. Para comprobarlo, inyectaron a ratones hormona de crecimiento contaminada con beta-amiloide aislada de la glándula pituitaria humana, y esto provocó que se formaran placas de beta-amiloide en el cerebro, estructuras que causan la enfermedad de Alzheimer.

No es “contagioso”

¿Significa que el alzhéimer podría llegar a ser contagioso? “Todavía no podemos confirmar si los procedimientos médicos o quirúrgicos han causado la enfermedad de Alzheimer en las personas o si es posible que algunas personas hayan podido adquirir la patología amiloide de esta manera", reconoce John Collinge, autor principal del estudio publicado en Nature, Para descubrirlo habrá que "revisar los riesgos de transmisión de la patología amiloide por otros procedimientos médicos que todavía se realizan hoy en día, incluidos los instrumentos utilizados en la neurocirugía”.

Para validar la hipótesis de la infecciosidad del beta-amiloide, el equipo analizó muestras de somatotropina, u hormona del crecimiento humano (HGH) aisladas de glándulas pituitarias en los archivos de la Agencia de Salud Pública de Inglaterra. Esta sustancia se sintetiza en la glándula pituitaria del cerebro. Anteriormente, los pacientes con su deficiencia se trataban con una hormona que se aislaba de la glándula pituitaria humana. De 1958 a 1985, casi 2.000 personas fueron tratadas con HGH aislada, de las cuales 80 desarrollaron posteriormente la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, una lesión distrófica de la corteza cerebral causada por priones. Los resultados mostraron que algunas muestras de HGH contenían priones.

Escisión cerebral de ratones inyectados con HGH sintetizada (a-c) y aislada que contiene beta-amiloide (d-f). Hay una acumulación notable de beta amiloide en los vasos (e versus b) y en la corteza (f versus c). / John Collinge et al. / Nature, 2018

Hace tres años, los investigadores estudiaron ocho muestras de cerebro de pacientes que murieron por enfermedades priónicas y que fueron tratados con HGH en la infancia. En cuatro casos, encontraron daños en la materia gris de la corteza y en los vasos sanguíneos por los depósitos de beta-amiloide, que causan la angiopatía amiloide cerebral (CAA) y la enfermedad de Alzheimer. Entonces se creía que el beta-amiloide es similar a los priones: al ingresar al cuerpo humano desde el exterior, puede conducir al desarrollo de patologías.

Usando anticuerpos contra la proteína, la nueva investigación encontró beta-amiloide en algunas muestras. Pero la mera presencia de esta proteína no significa que pueda causar la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores utilizaron ratones GM que sintetizan una variante humana del precursor de beta-amiloide y formaron placas. Al grupo de ratones de control le inyectaron con HGH sintetizada industrial, al grupo experimental con muestras de HGH aislada que contiene beta-amiloide. Los científicos observaron formación de placas en el tejido y los vasos del cerebro en el grupo experimental de ratones, en comparación con el grupo de control.

Por lo tanto, los científicos confirmaron experimentalmente que el beta-amiloide, administrado externamente, tiene el potencial de causar CAA y la enfermedad de Alzheimer. Los autores señalan que sus resultados no hablan sobre la infecciosidad de la enfermedad. Sin embargo, hay evidencia de contaminación con beta-amiloide durante una cirugía cerebral. Por lo tanto, señalan, vale la pena prestar atención a la modificación de los métodos de esterilización de instrumentos quirúrgicos.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.