China y Rusia prueban un proyecto similar al HAARP para manipular la atmosfera

NASA 

En 1993 Estados Unidos inauguró en Alaska el Programa de Investigación Auroral Activa de Alta Frecuencia, más conocido como HAARP. Aunque su intención fue analizar la ionosfera, una serie de teorías de la conspiración comenzaron a afirmar que el experimento servía para manipular la atmosfera.

Ahora, un estudio publicado en Earth Planetary Physics, informa que una estación similar ubicada en Rusia ha realizado, con la ayuda de China, experimentos que justamente manipulan la atmosfera utilizando ondas de radio de alta frecuencia. Como es de esperarse, ninguno de estos ejercicios “modificó el clima” o “causó terremotos”.

El experimento sino-ruso

De acuerdo a lo que reporta el South China Morning Post - SCMP, científicos rusos emitieron ondas de radio de alta frecuencia para manipular la ionosfera, mientras que el Satélite Sismo-Electromagnético de China (CSES) midió los efectos en la perturbación del plasma desde la órbita.

No es la primera vez que se realiza una investigación como esta, pero la colaboración entre China y Rusia han despertado inquietudes sobre las posibles aplicaciones militares de este tipo de ciencia. Esto se debe a que la ionosfera y el gas ionizado que lo habita son cruciales para la comunicación por radio. Al alterar selectivamente las partículas cargadas que forman esta parte de la atmósfera superior, cualquier gobierno podría, en teoría, aumentar o bloquear las señales de radio de largo alcance.

Incluso estos experimentos preliminares, realizados en junio y diseñados aparentemente como un caso de prueba para futuras investigaciones relacionadas con la ionosfera, tuvieron efectos extremos. En uno de los experimentos, el área afectada por la perturbación de la ionosfera cubrió 126,000 kilómetros cuadrados. En otro, el gas ionizado en la atmósfera aumentó en calor en 100 grados centígrados.

Opiniones divididas 

Por su parte, los involucrados afirman que la investigación es puramente científica e inofensiva para la atmósfera. "No estamos jugando a Dios", dijo al SCMP, un investigador que pidió permanecer en el anonimato. "No somos el único país que se une a los rusos. Otros países han hecho cosas similares".

En todo caso, China también está construyendo un avanzado calentador de ionosfera en la ciudad de Sanya, en la provincia insular de Hainan en el sur de China. Esta estación, en teoría, podría manipular la ionosfera en todo el Mar de China Meridional. Aunque no existe prueba de que algo malo esté pasando, estas noticias generan extrañeza dentro de la propia comunidad científica.

"Dicha cooperación internacional es muy rara en China", dijo al medio asiático, el físico e ingeniero Guo Lixin de la Universidad Xidian de China, que no participó en los experimentos. "La tecnología involucrada es demasiado sensible", añadió.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.