El instrumento de InSight que nos dirá cómo son los terremotos en Marte ya está en posición

NASA / JPL 

Luego que pasara por 11 minutos de terror, aterrizara exitosamente en Marte y se tomara un selfie, la sonda InSight de la NASA finalmente ha desplegado su primer instrumento en la superficie del planeta rojo. Se trata de un complejo sismómetro que servirá para estudiar los terremotos marcianos.

De acuerdo a lo que informa la agencia espacial, el equipo a cargo de la misión ha estado trabajando cuidadosamente para desplegar sus dos instrumentos dedicados a analizar suelo marciano: el Experimento de Estructura de Rotación e Interior (RISE) y el Experimento Sísmico para Estructura Interior (SEIS).

Aunque el RISE ya se había activado utilizando la conexión de radio de InSight con la Tierra para recopilar datos preliminares sobre el núcleo del planeta, lo mismo no ha ocurrido con el SEIS. Antes se tuvo que verificar el brazo robótico y los instrumentos de InSight funcionaban correctamente. Los científicos también tuvieron que analizar imágenes del terreno marciano alrededor del módulo para descubrir los mejores lugares para desplegar los instrumentos.

La importancia del sismómetro

El martes 18 de diciembre, los ingenieros a cargo de InSight enviaron los comandos a la sonda. Luego, al día siguiente, colocaron suavemente el sismómetro en el suelo justo enfrente del módulo de aterrizaje, tan lejos como le fue posible al brazo (1,636 metros de distancia).

"El despliegue de un sismómetro es tan importante como aterrizar InSight en Marte", dijo el investigador principal de InSight, Bruce Banerdt, también con base en JPL. "El sismómetro es el instrumento de mayor prioridad en InSight: lo necesitamos para completar aproximadamente tres cuartas partes de nuestros objetivos científicos".

Como lo habíamos reportado anteriormente, el sismómetro permite observar el interior de Marte estudiando el movimiento del suelo. Al analizar cómo las ondas sísmicas pasan a través de las capas del planeta, los cientícos pueden deducir la profundidad y la composición de estas capas.

"Tener el sismómetro en el suelo es como tener un teléfono en la oreja", dijo por su parte, Philippe Lognonné, investigador principal del SEIS del Instituto de Física del Mundo de París (IPGP) y de la Universidad de París Diderot. "Estamos encantados de estar ahora en la mejor posición para escuchar todas las ondas sísmicas desde la superficie de Marte y desde su interior profundo".

Sin embargo, aunque el despliegue de SEIS ya comenzó, todavía tomará algunas semanas para que los datos enviados sean claros. Por un lado, los ingenieros comprobarán y posiblemente ajustarán la larga y atada cuerda del sismómetro para minimizar el ruido que podría viajar hacia el sismómetro. Por otro, esperan ordenar al brazo robótico que coloque el escudo térmico y contra el viento sobre el sismómetro para estabilizar el entorno alrededor de los sensores. Los primeros datos claros deben estar llegando todavía en un par de meses.

Aunque las noticias que vienen desde Marte son buenas, las que han aparecido acá en la Tierra no lo son tanto. Un reporte interno de NASA informó que la prestigiosa agencia espacial habría visto comprometida su seguridad.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.