OSIRIS-REx bate un récord al entrar en la órbita del asteroide Bennu [VIDEO]

La nave espacial OSIRIS-REx ha entrado en órbita alrededor del asteroide Bennu y ha batido un récord: ninguna estación interplanetaria automática ha trabajado en una órbita tan cercana a la superficie de un cuerpo celeste tan pequeño, informa el sitio web de la misión.

La estación interplanetaria automática OSIRIS-REx fue lanzada al espacio con el cohete portador Atlas V en septiermbre de 2016. El objetivo principal de la misión es el asteroide (101955) Bennu, un cuerpo de carbono de la clase espectral B y parte del grupo Apolo, al que estudiará durante unos siete años. Cuando la nave espacial se acercó al asteroide, aparecieron por primera vez los indicios de la forma del asteroide, y luego los detalles de su superficie. El estudio de estos objetos puede dar información importante acerca de la formación y evolución del sistema solar.

Algo nunca antes realizado 

Después de llegar a Bennu el 3 de diciembre, OSIRIS-REx comenzó a estudiar la composición del suelo del asteroide utilizando sus espectrómetros, que descubrieron que en el pasado los minerales que conformaban Bennu pudieron interactuar con agua líquida, y también determinó la masa, la densidad y el volumen aproximados del asteroide.

El 31 de diciembre de 2018, OSIRIS-REx realizó un arranque de motor de 8 segundos y entró en una órbita estable alrededor de un asteroide ubicado a 1,75 kilómetros de su centro. Ninguna estación interplanetaria automática ha trabajado tan cerca de la superficie de un cuerpo celeste tan pequeño. El récord anterior lo batió Rosetta, que operó a siete kilómetros del centro del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

La órbita se ajustará periódicamente, ya que la gravedad del asteroide es extremadamente baja e incluso la presión de la radiación solar afecta la posición del dispositivo. En caso de situaciones de emergencia, el aparato está programado para volar lejos del asteroide.


Las actividades científicas de la misión se reanudarán a fines de febrero de 2019, la estación realizará una serie de sobrevuelos cercanos durante varios meses para mapear la superficie del asteroide y obtener imágenes detalladas para seleccionar la ubicación del terreno. En 2020, después de estudiar el asteroide, OSIRIS-REx  recolectará una muestra de suelo con la ayuda de un manipulador especial. Después, en marzo de 2021 la nave espacial volverá. Se espera que OSIRIS-REx deje caer una cápsula con la muestra a la Tierra en septiembre de 2023.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.