China aterriza en el lado más alejado de la Luna y envía sus primeras imágenes

Flickr

China ha vuelto a hacer historia. Esta vez ha logrado aterrizar su sonda Chang'e 4 en lado más alejado de la Luna, según informó la televisión estatal china CCTV. Debido a que la zona de aterrizaje tiene extensos periodos de día y de noche, la sonda ha tenido que esperar hasta que sea de día para poder aterrizar y alimentarse de energía.

La sonda había sido lanzada el pasado 7 de diciembre desde la base espacial de Xichang, en la provincial de Sichuan, y cinco días después entró en la órbita elíptica alrededor de la Luna. 

En mayo de 2018, el país asiático puso en órbita el satélite de retransmisión Queqiao (puente de la urraca) para establecer un canal de enlace entre el Chang'e 4 y la Tierra, ya que la comunicación directa es imposible.

El programa lunar de China se puede dividir en tres fases. Primero, China lanzó dos satélites a la Luna en 2007 y 2010, los cuales estudiaron su superficie y permitieron prepararse para las siguientes etapas: futuros aterrizajes en ella. Tres años después, se efectuó el primer aterrizaje exitoso con la unidad china "Chang'e-3".

Los vehículos de este proyecto consisten en una plataforma de aterrizaje y un vehículo lunar fijo en él. Después de aterrizar, el vehículo lunar abandona la plataforma y ambas partes de la misión comienzan sus programas científicos. La masa de ambas misiones es de 1,2 toneladas, de las cuales 140 kilogramos caen en el vehículo lunar.

Las tareas de Chang'e 4

El lanzamiento de la misión Chang’e 4 se dio desde el centro espacial de Sichan las primeras del 8 de diciembre (hora local) a bordo de un cohete Changzheng-3B/E. Se espera que el aterrizaje ocurra a principios de enero.

Entre las tareas del Chang'e 4, se pueden mencionar el estudio del terreno dentro de la plataforma de aterrizaje disponible y la distancia utilizando varias cámaras, espectrómetros y radares; además de verificar la posibilidad de observaciones radioastronómicas en ausencia de la Interferencia de la tierra. Dependiendo de los resultados del experimento, se espera que los científicos consideren la posibilidad de enviar un pequeño radiotelescopio a la superficie de la Luna en el futuro.

La misión también realizará un experimento biológico en la plataforma de aterrizaje. El dispositivo tiene un recipiente sellado con semillas de papas y Arabidopsis thaliana, así como huevos de gusano de seda. El propósito del experimento es probar la posibilidad de crear en la nave un ecosistema estable y cerrado en el que las larvas produzcan dióxido de carbono, y las plantas lo convertirán en oxígeno a través de la fotosíntesis.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.