La lluvia de meteoritos más temprana, las Cuadrántidas, es una de las más activas del año

Lluvia de Cuadrántidas en enero de 2012. /Donovan Shortey / Flickr

La lluvia de meteoritos más activa del año, junto a las Perseidas, no se hace esperar: las Cuadrántidas alcanza su pico de actividad en la noche del 3 al 4 de enero, con una actividad que alcanza los 120 meteoros visibles a la hora.

La que es la más temprana lluvia de meteoros, se producirá entre el 1 y el 5 de enero. El máximo se espera a las 02:00 UT del 4 de enero. Durante el momento álgido, caerá de media un meteoro cada cuatro minutos, algunos de ellos muy brillantes y espectaculares, sobre todo si se observan en un lugar oscuro, alejado de la contaminación lumínica y con horizontes despejados. Este año, además, la Luna nueva se producirá el 6 de enero, facilitando la oscuridad necesaria del cielo nocturno para observar este fenómeno en las mejores condiciones.

En Europa, por tanto, la noche del 3 al 4 de enero será el mejor momento para su observación. Con una Luna prácticamente nueva la oscuridad de la noche está asegurada posibilitando la visión de los meteoros más débiles. Debido a que el radiante (punto del cielo desde donde parecen surgir los meteoros) se encuentra localizado cerca de la Osa Mayor, concretamente en la constelación del Boyero, que ocupa parte de la desaparecida constelación Quadrans Muralis, las Cuadrántidas no presentan alta actividad en el hemisferio sur. Sin embargo, en el hemisferio norte se esperan buenas vistas del espectáculo astronómico si el tiempo lo permite.

Representación artística de la carta de estrellas de Boyero con sus perros (Canes Venatici, trenzas largas y sueltas). /Wikipedia

El cuerpo progenitor de las cuadrántidas es probablemente el asteroide 2003 EH1, que se cree que fue a su vez el cometa C/1490 Y1 que observaron astrónomos chinos, japoneses y coreanos hace unos 500 años.

Otras de los espectáculos similares del año son las Perseidas, popularmente conocidas como las lágrimas de San Lorenzo, en agosto, y las Gemínidas en diciembre. Estas últimas fueron especialmente espectaculares en 2018 y alcanzaron su pico del 13 al 14 de diciembre. Tienen lugar cuando la Tierra pasa a través de un rastro masivo de escombros polvorientos arrojados por un objeto extraño y rocoso llamado 3200 Faetón, la atmósfera de nuestro planeta hace arder el polvo y la arena con el que topan, provocando una ráfaga de estrellas fugaces. 

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.