Excesiva grasa abdominal relacionada con un cerebro más pequeño

Wikimedia Commons

En una investigación que va a dar que hablar, un grupo de investigadores británico ha encontrado que la grasa abdominal podría ser un buen predictor del tamaño de la materia gris del cerebro. Los resultados acaban de ser publicados en la revista Neurology.

El estudio fue llevado a cabo en 9.652 personas de mediana edad en el Reino Unido y midió el índice de masa corporal (IMC) y la relación cintura-cadera. Un puntaje mayor al de 30 en IMC (una fórmula que involucra el peso y la altura de una persona), y un ratio mayor al de 0.90 en la relación cintura-cadera indican obesidad. Según estos criterios, casi uno de cada cinco de los participantes del estudio resultó ser obeso.

Al mismo tiempo, los investigadores, liderados por Mark Hamer, de la Universidad de Loughborough en Inglaterra, también utilizaron una resonancia magnética para escanear el volumen cerebral de los participantes. Los investigadores consideraron la edad, la actividad física, el tabaquismo y la presión arterial alta, lo que podría llevar a una reducción del volumen del cerebro.

Una particular relación

Hamer y sus colaboradores encontraron que las personas con números más altos tanto en el IMC, como en la relación cintura-cadera tuvieron el menor volumen de materia gris. "Las reducciones en el tamaño del cerebro aumentan de manera lineal a medida que la grasa en el medio crece", dijo el investigador a CNN.

El estudio encontró que 1,291 personas que tenían un IMC de 30 o más y una alta relación cintura-cadera, tenían el volumen de materia gris promedio más bajo, con 786 centímetros cúbicos. Luego, 514 personas con un IMC de 30 o más pero sin obesidad central tenían un volumen promedio de materia gris de 793 centímetros cúbicos. Finalmente, 3,025 personas con puntajes saludables en general tuvieron un volumen promedio de materia gris de 798 centímetros cúbicos.

Por otro lado, el exceso de peso estuvo asociado con la contracción en regiones específicas del cerebro: el pálido, el núcleo accumbens, el putamen (vinculado solo a un IMC más alto) y el caudado (vinculado solo a una mayor relación cintura-cadera). Todas estas regiones del cerebro están involucradas en la motivación y la recompensa.

Aún no está claro si la obesidad es la causante de la reducción de la materia gris, o viceversa. Tal vez algo podría estar causando ambas cosas, escribió: "Por ejemplo, si hay factores nutricionales que afectan el volumen cerebral, estos mismos factores nutricionales podrían ser una causa directa de la obesidad", dijo Cara Bohon, profesora asistente en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Por eso Bohon, quien no participó en la investigación, sugiere que las próximas investigaciones exploren la inflamación, la nutrición y la salud vascular para comprender mejor los posibles vínculos entre la salud del cerebro y la obesidad. Por el momento, los resultados de este estudio sirven como una razón más para cuidar los hábitos alimenticios: la salud neurológica.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.