Violenta explosión detectada podría ser el nacimiento de un agujero negro [VÍDEO]

La cruz amarilla indica el área donde ocurrió el destello
Sloan Digital Sky Survey

Astrónomos por primera vez lograron capturar el momento del colapso de una estrella y el posible nacimiento subsiguiente de una supernova o una estrella de neutrones. La fuente, llamada AT2018cow, se encuentra en la constelación de Hércules, a una distancia de unos 200 millones de años luz de la Tierra.

Una explicación alternativa, propuesta por otro grupo de científicos, sugiere que los investigadores lograron registrar el momento en que un agujero negro rompió una enana blanca. Los resultados de las observaciones fueron presentados en la reunión 233 de la Comunidad Astronómica Americana.

Detectada hace unos meses 

En julio de 2018, los científicos con el telescopio Asteroid Terrestrial-impact Last Alert System registraron un destello inusual y de rápida expansión en el cielo. Alcanzó su brillo máximo -10 veces mayor que el de las supernovas típicas- a los tres días (generalmente esto ocurre después de semanas).

La fuente despertó tanto interés en la comunidad astronómica que fue observada simultáneamente por 18 telescopios ya que las teorías existentes no pudieron explicar completamente el fenómeno observado.

Para descubrir su naturaleza, inmediatamente dos equipos de astrofísicos realizaron simulaciones basadas en datos de observación. Los investigadores informaron sobre los resultados el 10 de enero en una conferencia en Seattle.

Podría ser una supernova 

El primer grupo de científicos liderado por Raffaella Margutti de lla Universidad de Northwestern obtuvo los espectros de AT2018cow en una gran variedad de ondas electromagnéticas, desde radio hasta gamma. Para ello, observaron la fuente durante 100 días utilizando el telescopio NuSTAR de la NASA, y los observatorios espaciales XMM-Newton e INTEGRAL pertenecientes a la Agencia Espacial Europea, así como el interferómetro Very Large Array.

A pesar de que la descomposición radioactiva del níquel (56Ni), que es un mecanismo común en las explosiones de supernova, no produce el brillo que se observó durante la explosión, los investigadores concluyeron que aún podría ser una supernova. Sin embargo, debe tener una fuente de energía interna no radiactiva, que es capaz de lanzar enormes cantidades de energía al espacio en un corto período de tiempo (alrededor de 1050 - 1051.5 erg en 1.000-100.000 segundos).

Según los científicos, el poderoso resplandor óptico y ultravioleta, que se registró en los primeros días, indica el nacimiento de una supernova, y la posterior radiación de rayos X indica la caída de gas en un objeto compacto. Un objeto tan compacto, en su opinión, podría ser un agujero negro o una estrella de neutrones. Asimismo, Margutti señala que el destello es realmente único y, probablemente, por primera vez, los científicos pudieron ver el nacimiento de un objeto compacto "en vivo".

Es importante tener en cuenta que generalmente los remanentes de supernova, que se transportan rápidamente al espacio, no permiten ver lo que está sucediendo en el epicentro de la explosión. El poder de rayos X de AT2018cow sugiere que la masa inicial de la estrella, que se convirtió en una supernova, era pequeña. Como resultado, la nube de materia residual resultó ser relativamente ligera (los científicos estiman que su masa es de 0,1 a 1 masa solar), lo que permitió que los rayos X salieran de la región central.

Un agujero negro 

Una hipótesis alternativa propuesta por Paul M. Kuin del University College de Londres y sus colegas sugiere que los científicos pudieron ver cómo un agujero negro rompió una estrella enana blanca.

Según la simulación, realizada por los investigadores, la masa del agujero negro se encuentra en el intervalo de 100 mil a un millón de masas solares. Esto es comparable al tamaño del agujero negro central en la galaxia CGCG 137-068, cuya ubicación coincide con la posición de la fuente AT2018cow en el cielo. Los agujeros negros de este tamaño generalmente no se encuentran fuera de la región central, pero los astrónomos no excluyen que la explosión surgió en una galaxia satélite cercana o en un cúmulo globular.

Investigaciones adicionales en el futuro ayudarán a aclarar finalmente la naturaleza de la explosión. Uno de los autores del artículo, Margutti, cree que si los astrónomos han registrado el momento del nacimiento de un objeto compacto, esto abrirá un nuevo capítulo para comprender la evolución estelar. 
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.