Brasil: tortuga recibió una realista caparazón impresa en 3D gracias a un trabajo multidisciplinario

Captura de Pantalla / Jornal Nacional 

El año pasado, una tortuga de 30 años llamada Dora perdió el 90% del caparazón durante un incendio en un cañaveral de Pernambuco, Brasil. Para acabar con su sufrimiento, un grupo de profesionales de distintas áreas se decidieron unirse con el fin crear un caparazón utilizando tecnología de impresión 3D.

"El caparazón sirve como protección, protección para predadores, protección para arañazos, y también para mantener la temperatura", afirma a Jornal Nacional, Maria Cristina de Oliveira Cardoso Coelho, veterinaria y profesora de la Universidad Federal Rural de Pernambuco (UFRPE).

Equipo multidisciplinario

Según recoge el medio brasileño, doce profesionales entre veterinarios, diseñadores, y artistas trabajaron en conjunto para usar la tecnología y mejorar la calidad de vida de Dora. "La gente empezó mapeando el caparazón, luego tomaron una foto en 360º y una tomografía para conocer el espesor, con el fin de moldear el casco e iniciar el proceso de la prótesis", explica Thabata Morales, doctora en medicina veterinaria de la UFRPE.

Aunque imprimir en 3D el caparazón a medida tomó alrededor de 50 horas, el proyecto duró mucho más tiempo. "Duró más o menos unos tres meses para salir la prótesis definitiva", dijo el diseñador Eduardo Sales.

El acabado se quedó por cuenta de la artista plástica Nani Azevedo, quien dedicó un mes de trabajo para pintar cada traza del caparazón: "Como la tortuga va a volver a estar en la lluvia, y sufrir las inclemencias del tiempo, necesitaba saber cómo dar el acabado correcto para que la tinta no se pierda", explicó.

Otros animales

Los voluntarios también colocaron una capa de espuma en el interior para no lastimar a la tortuga. El nuevo caparazón pesa 700 gramos, montado y atornillado. "Nuestra misión es la misma, es minimizar el sufrimiento de estos animales que son maltratados y pierden su hábitat natural debido a, desafortunadamente, el hombre", cree María Cristina.

Todos los días, el centro de detección de vida silvestre de la agencia estatal de vida silvestre recibe animales incautados de traficantes o criados ilegalmente. Cada año, 11,000 animales pasan por el área para recuperarse y regresar a la naturaleza. Casi el 10% de ellos llegan enfermos o mutilados. Por eso esperan que este trabajo se pueda replicar, luego con los otros animales.

Las tortugas son una de las especies que más está sufriendo las consecuencias del cambio climático y la actividad humana. A finales del año pasado una tortuga pudo sobrevivir luego de que le extrajeran una cuchara de plástico incrustada en su garganta.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.