Prometedora terapia logra convertir células cancerígenas en células de grasa

 Wikimedia Commons

Un equipo de investigadores de la Universidad de Basilea, Suiza ha logrado convertir células de cáncer de mama en células de grasa. Aunque el estudio ha sido realizado en ratones, abre un panorama amplio de posibilidades para tratar esa dura enfermedad. Los resultados han sido publicados en la revista Cancer Cell.

El equipo, a cargo del bioquímico Gerhard Christofori, hackeó una ruta que tienen las células cancerosas metastatizadas. Cuando una persona sufre un corte, o cuando los órganos comienzan a crecer en un feto, las células del epitelio comienzan a hacerse más "fluidas": cambian a un tipo de célula madre llamada mesénquima y luego se transforman en cualquier célula que el cuerpo necesite.

Este proceso se denomina transición epitelial-mesenquimatosa (EMT) y se conoce desde hace un tiempo que el cáncer puede usar esta y la vía opuesta denominada MET (transición mesenquimatosa a epitelial), para diseminarse por todo el cuerpo y hacer metástasis.

El estudio

Los investigadores tomaron ratones implantados con una forma agresiva de cáncer de mama humano y los trataron con un medicamento para la diabetes llamado rosiglitazona y un tratamiento para el cáncer llamado trametinib. Gracias a estos medicamentos, cuando las células cancerosas utilizaron una de las vías de transición mencionadas anteriormente, en lugar de diseminarse, cambiaron de cáncer a células grasas, en un proceso llamado adipogénesis.

"Los modelos utilizados en este estudio han permitido evaluar la disipación de la adipogénesis de las células cancerosas en el entorno tumoral inmediato", escribe el equipo en su artículo. "Los resultados indican que, en un entorno relevante para el paciente, la terapia combinada con rosiglitazona y trametinib se dirige específicamente a las células cancerosas con mayor plasticidad e induce su adipogénesis".

Aunque no todas las células cancerosas terminaron por convertirse en células grasas, las que se sometieron a la adipogénesis no volvieron a cambiar. "Por lo que podemos decir a partir de experimentos de cultivo a largo plazo, las células cancerosas convertidas en células grasas se mantienen como células grasas y no vuelven a convertirse en células cancerosas de mama", dice Christofori.


Las células cancerosas marcadas con una proteína verde fluorescente y un glóbulo rojo normal a la izquierda. Las células cancerosas convertidas en grasa se muestran de color marrón (a la derecha) porque el rojo de las células grasas se combina con el verde de la etiqueta de la célula cancerosa.
Christoforeti et al / Universidad de Basilea  

El trametinib y la rosiglitazona

Primero, el fármaco trametinib aumenta el proceso de transición de las células, y luego la conversión de esas células madre en células grasas. Por otro lado, aunque la rosiglitazona fue menos importante, en combinación con el trametinib, también ayudó a las células madre a convertirse en células grasas.

"La terapia de diferenciación adipogénica con una combinación de rosiglitazona y [trametinib] inhibe eficazmente la invasión, diseminación y formación de metástasis de las células cancerosas en varios modelos preclínicos de cáncer de mama en ratones", escribe el equipo.

Lo positivo es que ambos medicamentos ya están aprobados por la Administración de Alimentos y Drogas de los EE.UU. (FDA), por lo que debería ser más fácil obtener este tipo de tratamiento en ensayos clínicos para personas reales. Algo que el equipo ya está haciendo al investigar si esta terapia funcionaría en combinación con la quimioterapia y si se aplicaría a otros tipos de cáncer.

"En el futuro, este enfoque terapéutico innovador podría usarse en combinación con la quimioterapia convencional para suprimir tanto el crecimiento del tumor primario como la formación de metástasis mortales", explicó Christofori a la AP.

El cáncer es una enfermedad dolorosa que es mejor detectarla en una etapa temprana. Por eso, diversos esfuerzos se han centrado en la detección, un reciente ejemplo es el de una revolucionaria técnica podría detectar cualquier tipo de cáncer sin biopsia y en menos de 10 minutos.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.