La popular fuente Calibri ayudó a descubrir un engaño en los tribunales

Un empresario canadiense fue acusado de falsificar documentos de propiedad con los cuales intentó probar que la propiedad que el tribunal confiscó para pagar las deudas de su empresa en bancarrota pertenecía a sus hijos y a su esposa. El engaño fue revelado gracias a que el acusado utilizó estilos de letra (fuentes) en los documentos supuestamente fechados en 1995. Sin embargo, tales fuentes aparecieron solo a principios de la década de 2000. Así lo dice el portal Ars Technica.

Se trata de las fuentes Calibri y Cambria, que fueron creadas en 2004, pero no se utilizaron ampliamente en Windows hasta 2007: luego, con el lanzamiento de Vista, la fuente Calibri reemplazó al Times New Roman estándar como la fuente predeterminada en Microsoft Office.

Los documentos, que el hombre de negocios canadiense usó como evidencia en el tribunal, databan de 1995, por lo tanto, el uso de fuentes recientes descubrió el engaño. Ahora, el acusado tendrá que pagar US$6,5 millones a los acreedores ya que no funcionó su intento de probar que la propiedad que cubriría la deuda no le pertenecía.

En 2017, una fuente de Microsoft destapó un escándalo de corrupción en Pakistán, en el marco de la investigación internacional sobre dinero no declarado en offshores, denominado Panama Papers.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.