Romeo, la rana más solitaria del mundo, encontró a su Julieta

Rana Romeo
Robin Moore / GWC

La rana acuática boliviana masculina llamada Romeo, que fue considerada la última representante de su especie, ha encontrado pareja. Durante una expedición en los bosques del país andino, los científicos encontraron cinco ranas más de la misma especie, entre ellos una hembra a la que ya llamaron Julieta. La historia es contada por la organización medioambiental Global Wildlife Conservation.

Las ranas Telmatobius yuracare, una especie endémica de Bolivia, como muchas ranas en este país, están en peligro de extinción debido a la deforestación y la reducción de su hábitat. En el museo de historia natural de la ciudad de Cochabamba vive un macho de 10 años llamado Romeo, quien fue considerado el último representante de la especie que no se ha visto en la naturaleza en los últimos 10 años. Con el fin de llamar la atención sobre el problema de la conservación de las ranas, Global Wildlife Conservation y sus socios han creado un perfil para Romeo en el sitio de citas de Match.com.

Julieta 

Teresa Camacho Badani del Museo de Historia Natural Alcide D'Orbigny y sus tres colegas fueron a otra expedición a los bosques bolivianos en busca de ranas Telmatobius yuracare y al final de la jornada de trabajo encontraron a un macho en un pequeño arroyo, y luego de unos días, dos machos más y dos hembras, una joven y una mayor. Los científicos decidieron llevarse las cinco ranas, ya que, aparentemente, ya que hay tan pocas que en la naturaleza salvaje corren peligro de extinción.

La segunda rana será la compañera de Romeo y se llamará Julieta. Por ahora todas las ranas están en cuarentena en el centro científico del museo, y serán tratadas, por si acaso, contra la quitridimicosis, una enfermedad mortal para los anfibios causada por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis. Camacho Badani señala que se trata de una hembra muy fuerte y rápida y saludable "no tan tímida como Romeo".

Ahora los científicos planean continuar con la búsqueda con la esperanza de encontrar una o dos poblaciones completas de ranas: si vuelven a encontrar individuos, también serán tomados para la reproducción.

Las ranas viven una suerte de eterna juventud y su elixir es la capacidad para reemplazar sus cromosomas sexuales a lo largo de su historia evolutiva, según una nueva investigación publicada en Nature CommunicationsLos autores han reconstruido los eventos de reemplazo de cromosomas sexuales en 24 especies de ranas desde su antepasado común, hace 55 millones de años, descubriendo que se han producido, al menos, 13 eventos de reemplazo de cromosomas sexuales en un grupo de ranas que incluye especies ibéricas como la rana patilarga, rana iberica, o la rana verde común, Pelophylax perezi.

 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.