Antiguo pariente de los humanos de hace 200 mil años ostenta una dentadura “sorprendentemente moderna”

Dientes del fósil original Xujiayao. /Universidad de Ohio

Un equipo internacional de científicos, que incluye profesionales de China, Estados Unidos, España, Francia, Reino Unido y Sudáfrica, realizó una evaluación sistemática del crecimiento y desarrollo dental en un fósil arcaico encontrado en el este de Asia y que se conoce como el joven Xujiayao. El estudio concluye que hubo un pariente de los humanos modernos que vivió hace al menos 104.000 años en el norte de China y cuyo crecimiento y desarrollo dental era muy similar al nuestro. 

Los huesos corresponden a un niño de 6 años y medio que vivió hace entre 104.000 y 248.000 años en el sitio de Xujiayao en el norte de China. Los investigadores, que publicaron sus hallazgos en Science Advances, se sorprendieron al descubrir que, en la mayoría de los casos, el desarrollo dental de este niño era muy similar al que encontraría en un niño de hoy. "El niño Xujiayao es el fósil más antiguo encontrado en el este de Asia y tiene un desarrollo dental comparable al de los humanos modernos. Esto puede sugerir que estos humanos arcaicos tenían una historia de vida lenta como los humanos modernos, con un período prolongado de dependencia infantil", explica Debbie Guatelli-Steinberg, coautora del estudio y profesora de antropología en la Universidad Estatal de Ohio.

Los dientes proporcionan algunos de los mejores datos que los antropólogos tienen sobre el crecimiento y desarrollo de nuestros ancestros ancestrales, debido a que las líneas de crecimiento en los dientes guardan un registro de desarrollo dental. En comparación con nuestros primos primates, los humanos modernos, incluidos sus dientes, tardan mucho tiempo en formarse y desarrollarse. Los antropólogos creen que esta característica está asociada con los períodos más prolongados de dependencia infantil de los seres humanos: determinan el tiempo que un niño depende del apoyo de un cuidador.

"Un extraño mosaico"

Entre otras técnicas, los investigadores utilizaron imágenes de rayos X de sincrotrón para mirar dentro del fósil y observar la estructura interna de los dientes, incluidas las líneas de crecimiento que revelaron la tasa de desarrollo. Los resultados fueron sorprendentes en parte porque muchas otras características de este homínido no son modernas, como la forma y el grosor del cráneo y el gran tamaño de los dientes, según los investigadores. "No sabemos exactamente dónde encaja este enigmático hominino de Asia oriental en la evolución humana. Tiene algunas afinidades con los arcaicos parientes humanos como los Denisovans y los Neandertales con, como hemos encontrado, algunas características más modernas. Es un extraño mosaico", dijo Song Xing, autor principal del estudio. 

Otro aspecto similar al de los humanos modernos fue el perikymata, unos surcos lineales en la superficie que marcan el crecimiento incremental del diente. "Descubrimos que la forma en que estos perikymata se distribuían en los dientes juveniles de Xujiayao era similar a lo que vemos en los humanos modernos, y no a los neandertales", dijo Guatelli-Steinberg. Las líneas de crecimiento se establecen en los humanos cada ocho días, considerándose de largo período. "Este niño tenía un ritmo de 10 días, que no se ve muy a menudo en los primeros homínidos. La mayoría de los primeros homínidos tenían un ritmo más corto, más cerca de siete días. Este es otro aspecto que es mucho más moderno”.

El único aspecto del desarrollo dental en Xujiayao que no era moderno fue la tasa de crecimiento en las raíces de los dientes. Aquí, el juvenil mostró un crecimiento relativamente rápido. Si bien el desarrollo dental de este juvenil sugería que tenía un curso de vida lento similar al de los humanos modernos, Guatelli-Steinberg advirtió que no sabemos qué sucede en la infancia posterior en homínidos como este. "Sería interesante ver si el desarrollo dental en la infancia posterior, como el crecimiento y el desarrollo de los terceros molares, también fue similar al de los humanos modernos", concluye. 

En agosto del año pasado se descubrió el primer ejemplar fruto entre un neandertal y un denisovano, dos especies de homínidos extintas. Ahora, una nueva investigación ha usado inteligencia artificial y ha identificado la huella genética de una desconocida especie de homínido que fue el resultado entre neandertales, denisovanos y humanos modernos.  

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.