Saturno no siempre tuvo anillos: estuvo ‘desnudo’ hasta la era de los dinosaurios

Interpretación artística del orbitador Cassini que cruza el plano del anillo de Saturno. Las nuevas mediciones de la masa de los anillos brindan a los científicos la mejor respuesta a la pregunta de su edad. /NASA / JPL-Caltech

Saturno se formó hace 4.500 millones de años, en los primeros años de nuestro sistema solar. Pese a que los gigantes anillos son su característica más icónica, este planeta existió mucho tiempo antes de que toda esta materia orbitara a su alrededor, según un nuevo análisis de los datos científicos de la gravedad de la nave espacial Cassini de la NASA. Pero, ¿cuánto tiempo después se formó la conocida imagen de nuestro vecino?

Los hallazgos indican que los anillos de Saturno se formaron hace entre 10 y 100 millones de años. Desde la perspectiva de nuestro planeta, eso significa que Saturno pudo estar desnudo hasta la era de los dinosaurios, dicen los investigadores. Las conclusiones de la investigación fueron extraídas de las mediciones recopiladas durante las órbitas finales y muy cercanas que realizó Cassini en 2017, cuando la nave se acercaba al final de su misión, y publicadas recientemente en Science.

Saturno. /NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute

Para averiguar la edad de los anillos, los científicos necesitaban medir algo más: la masa de los anillos o la cantidad de material que contienen. Los investigadores tomaron las medidas de teledetección de Cassini y de la nave espacial Voyager de la NASA a principios de los años ochenta, que luego se unieron a los datos sin precedentes de Cassini de sus órbitas finales, cuando realizó 22 inmersiones entre el planeta y los anillos.

Una sonda para medir la gravedad

Estas inmersiones permitieron a la nave espacial actuar como una sonda, cayendo en el campo de gravedad de Saturno, donde podía sentir el tirón del planeta y los anillos. Las señales de radio enviadas a Cassini desde las antenas de la Red de Espacio Profundo de la NASA y la Agencia Espacial Europea transmitieron la velocidad y la aceleración de la nave espacial. Así, una vez que los científicos conocieron la gravedad que afectaba a Cassini, pudieron determinar la masa del planeta y el tamaño de sus anillos. "Solo al acercarnos tanto a Saturno en las órbitas finales de Cassini pudimos reunir las medidas para hacer los nuevos descubrimientos", cuenta el autor principal, Luciano Iess, de la Universidad Sapienza de Roma (Italia). 

Impresión artística de Cassini durante la inserción de la órbita de Saturno (SOI). /Wikipedia

El documento se basa en una conexión que los científicos hicieron previamente entre la masa de los anillos y su edad. La masa inferior apunta a una edad más temprana, porque los anillos, que son brillantes y en su mayoría están hechos de hielo, se habrían contaminado y oscurecido por los desechos interplanetarios durante un período más largo. Con un mejor cálculo de la masa del anillo, los científicos pudieron estimar mejor la edad de los anillos.

La nueva evidencia de anillos jóvenes da credibilidad a las teorías de que se formaron a partir de un cometa que se acercó demasiado y fue destruido por la gravedad de Saturno, o por un evento que rompió una generación anterior de lunas heladas, pero los científicos continuarán trabajando para descubrir cómo se formaron. "Con este trabajo, Cassini cumple un objetivo fundamental de su misión: no solo determinar la masa de los anillos, sino usar la información para refinar los modelos y determinar la edad de los anillos", concluye el investigador. 

Otro de los hallazgos que realizó Cassini en vida fue que la región cargada eléctricamente de la atmósfera de Saturno (ionósfera) es significativamente más compleja y variable de lo que se pensaba, porque sus anillos afectan su atmósfera.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.