Nacer ciego podría proteger al cerebro frente a la esquizofrenia

Desde mediados del siglo pasado, los investigadores han estado buscando el vínculo existente entre haber nacido ciego y estar protegido frente a la esquizofrenia. Ahora, un estudio a gran escala, publicado en Schizophrenia Research, suma evidencia que confirma esta relación. 

De acuerdo con los autores, hasta la fecha no se han registrado incidentes de esquizofrenia en personas corticalmente ciegas. En particular, la ceguera cortical, causada por anomalías en el cerebro, en lugar de daño en los ojos, parece ser incompatible con la esquizofrenia.

Los investigadores analizaron datos de 467.945 niños nacidos en Australia Occidental entre 1980 y 2001. De entre ellos, 1.870 (0,4%) desarrollaron esquizofrenia, pero ninguno de los 66 niños de la muestra que nacieron con ceguera cortical tuvieron este diagnóstico. El documento, elaborado por científicos de la Universidad de Australia Occidental, también encontró que las tasas de esquizofrenia también eran más bajas de lo normal en las personas con ceguera periférica (0,2% de la muestra), pero la ceguera periférica no implica cambios en el cerebro tanto como lo hace la ceguera cortical.

Camino a nuevos tratamientos

Lo que hace que los hallazgos sean especialmente notables, además del gran tamaño de la muestra, es su potencial para contarnos más sobre el funcionamiento de esta enfermedad mental y su posible tratamiento en el futuro. Sin embargo, los investigadores son cautos: "Estos números por sí solos no prueban que la ceguera cortical es el factor clave para eliminar la esquizofrenia", escriben, y señalan que sus datos solo cubren a personas de 14 a 35 años, y algunos casos de esta enfermedad pueden ser reportados a mayor edad.

De hecho, el vínculo podría extenderse a otras enfermedades psicóticas, han sugerido algunos expertos. Es posible que las desconexiones con la realidad que afectan los sistemas sensoriales en el cerebro no sean tan probables cuando las personas han estado ciegas desde su nacimiento. Y eso podría abrir nuevas posibilidades no solo para el tratamiento, sino también para detectar signos de la enfermedad con anticipación y tratar de minimizar sus efectos en la etapa más temprana posible.

Sgún escriben los científicos, hará falta realizar más trabajo antes de que podamos estar seguros, pero una hipótesis es que el hecho de nacer ciego conduce a mejoras naturales en áreas del cerebro que generalmente no funcionan correctamente en casos de esquizofrenia: áreas que abarcan la percepción y atención del sonido, la memoria y el uso del lenguaje.

Además de utilizar la medicina convencional y la psicología, los científicos están buscando conocerlas las enfermedades psiquiátricas y neurológicas desde la genética. Un trabajo publicado el pasado julio encontraba vínculos entre ciertos genes y diferentes trastornos. Concretamente la esquizofrenia se superpuso significativamente con la mayoría de los otros trastornos psiquiátricos.


Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.