Brote de sarampión en Brasil podría deberse a la situación en Venezuela y a la baja vacunación

Flickr 

En 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a Brasil como libre de sarampión. Dos años después, la enfermedad reapareció en el gigante sudamericano. La razón, de acuerdo a una investigación publicada en el Journal Eurosurveillance, parece ser la epidemia de sarampión que se desató recientemente en Venezuela.

La investigación analizó los casos de sarampión registrados durante 2018 en la ciudad brasileña de Manaos, en la frontera con Venezuela; y encontró que el virus detectado en el país es idéntico al que circula en la nación caribeña.

Como se recuerda, Venezuela atraviesa una crisis económica y sanitaria que ya ha causado la salida de más de tres millones de refugiados, según la ONU. Muchos de estos migrantes llegan a Brasil por los estados de Amazonas y Roraima, justamente dos de los estados con mayor incidencia de sarampión.

Según cifras oficiales del gobierno brasileño, en el estado de Amazonas se confirmaron 9.789 casos desde febrero de 2018. Antes de esa fecha, el estado había permanecido libre de casos desde 2001. Por eso se cree que la relación está bastante clara.

Otras posibles razones

Paralelamente, los expertos agregan que otro factor que propició la reaparición de la enfermedad es la baja cobertura de vacunación contra el sarampión. “Hemos visto que la cobertura de vacunación es baja, lo que permite que ingrese el virus silvestre. Así, personas susceptibles, que no han sido vacunadas, se acaban enfermando”, dijo a SciDev.Net, Dirce Bellezi Guilhem, investigadora del departamento de Enfermería de la Universidad de Brasilia y coautora de un estudio.

“El gran problema es que Brasil tiene un programa de inmunización considerado bastante eficiente, con vacunas gratuitas, pero lo que vemos es que la cobertura de vacunación lo que no está alcanzando a toda la población. Por eso tenemos esos brotes”, añadió la especialista.

Sobre los factores que contribuyen a la caída de la vacunación en Brasil los expertos no señalan únicamente los movimientos antivacunas. También mencionan la falta de acceso a los servicios de salud; la oferta y disponibilidad oportuna de las vacunas, la sostenibilidad de la producción de inmunizaciones; la capacitación de los profesionales y la inversión en estrategias para movilizar a la población en áreas con baja cobertura, dijo a SciDev.Net Mayumi Wakimoto, jefe del Servicio de Vigilancia en Salud del Instituto Nacional de Infectología de Fiocruz, que no participó en el estudio.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.