La ESA capturó la delta de un extinto río en Marte, una nueva señal de que hubo agua en el planeta rojo

En la parte inferior, la delta cercana al cráter Everswalde.
ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA), a través de su página web, compartió la asombrosa imagen del cráter Eberswalde, en Marte, que además muestra lo que fue la delta de un río que condujo por sus caudales abundante agua. La imagen e información fueron compartidas en un comunicado en la página de la ESA.

La imagen se obtuvo gracias al instrumento CaSSIS (Colour and Stereo Surface Imaging System), parte de la carga de la misión ExoMars Trace Gas Orbiter de la ESA y la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos), a través de filtros infrarrojos.

Agua en la historia del planeta rojo

La cámara de CaSSIS tiene la capacidad de girar, lo cual fue una ventaja para  capturar imágenes desde diversos ángulos que forman una percepción en tres dimensiones. La Agencia también recomienda usar gafas 3D para tener una experiencia más completa.

La apariencia del delta es resultado de los materiales que el agua se llevó al río, hasta encontrarse con agua constante, como un lago o un mar. Ocurre lo mismo con el delta del Nilo, en Egipto o en Titán, una de las lunas de Saturno, de acuerdo con la Agencia.

Podría fluir vida bajo la corteza

Los científicos aseguran que bajo la corteza de Marte fluye agua en su estado natural. De acuerdo con la apariencia del delta del cráter Eberswalde el agua tuvo un papel relevante en la construcción de la corteza del planeta, según los expertos.

Con el fin de detallar la imagen, la ESA ha realizado cambios en ella. Las rocas que delinean los asentamientos de material del delta, pasan por tonos que van del blanco al azul, asentando en el amarillo y el púrpura.  El azul muestra la presencia de materiales menos alterados que el acero, lo que indica, que el flujo de agua se redujo con el tiempo. El color amarillo que se aprecia en la imagen, indica asentamientos de acero oxidado -consecuencia del contacto con agua líquida en el pasado- detalla la ESA.

La noticia es un nuevo acercamiento al planeta observado por primera vez en 1610 por Galileo Galilei. Pero no solo está la observación desde el espacio o la superficie, con el Curiosity. Recientemente la misión InSight instaló, mediante el uso de un brazo robótico, un domo de viento y calor sobre el sismógrafo SEIS que ya se encuentra en actividad para medir la actividad sísimica en el interior del planeta rojo.

 

Yasmín Agustín
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.