Investigadores mexicanos impulsan la producción de combustible a base de recursos renovables

Pexels

Un equipo de investigadores en Yucatán, México desarrolló un método para optimizar la producción de bioetanol basándose en una fuente renovable: la semilla del árbol de ramón.

El proyecto tuvo lugar en el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY). Los encargados de la investigación fueron el estudiante de Posgrado de Energía Renovable del CICY, el maestro Edgar Olguín Maciel, el ganador del Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2018, el doctor Alfonso Larqué Saavedra y el investigador del área de Energía Renovable del CICY, Raúl Tapia Tussell.

La producción

El árbol de Ramón (Brosimum alicastrum) crece en las selvas altas de México y Latinoamérica. Puede desarrollarse bajo estrés hídrico y altas temperaturas. Su fruto puede recolectarse anualmente desde los cinco o seis años hasta los cien, de acuerdo con Olguín Maciel.

En el laboratorio se trabajaron dos técnicas para la elaboración de bioetanol: la primera es una producción convencional, donde se utilizan enzimas comerciales para la hidrólisis del almidón y la fermentación de una cepa de levadura nativa, aislada de la semilla de ramón; el segundo método consiste en un bioproceso consolidado (CBP), en el que la harina de ramón se inocula con un hongo, lo que produce enzimas que a la par fermentan los azúcares liberados de la hidrólisis para producir bioetanol.   

Ambos procesos ya se sometieron a patente. En 2017 estos científicos publicaron en el sitio Researchgate su primer informe sobre la producción de bioetanol, donde pusieron a prueba una cepa de levadura nativa y el almidón de la harina de semilla de ramón resultó un excelente candidato para este proyecto, mismo que utilizaron en el segundo método de producción.

El impulso a la producción de bioetanol que ofrece este material debe ser imprescindible para México, pues en los últimos años el país azteca se ha visto envuelto en problemas económicos y sociales debido al aumento de precio en el combustible convencional.

También debe ser un estímulo para mejorar el desarrollo de las energías renovables, no solo en esta nación, sino en el mundo.

 

Yasmín Agustín 
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.