Las testosterona ayuda a proteger a los embriones, muestra estudio con ratones mutantes

Erica Watson, Department of Physiology, Development and Neuroscience, University of Cambridge

Un equipo internacional de investigadores demostró que la inestabilidad genómica de las células embrionarias conduce a la inflamación y su muerte, además los embriones de ratón hembra mueren con más frecuencia que los de los machos. Resultó que la testosterona secretada por los embriones masculinos reduce la inflamación y los salva de la muerte. El artículo fue publicado en Nature.

El embrión de los mamíferos es un objeto ajeno al organismo materno, ya que contiene genes paternos. Uno de los mecanismos que aseguran la tolerancia del sistema inmunitario de la madre al feto es la ausencia de las moléculas MHC-1 en las células trofoblásticas -la parte germinal de la placenta. Ello evita que el embrión sea percibido como extraño por las células de la madre. Sin embargo, en algunos casos, los mecanismos inmunitarios pueden causar complicaciones graves, lo que conduce a la interrupción del desarrollo o la muerte del feto.

Embriones mutantes 

Los embriones mutantes se utilizan para estudiar la respuesta inmune del organismo de la madre al feto en ratones. Un aumento en el número de mutaciones se llama inestabilidad genómica. La inestabilidad genómica estimula la inflamación y se encuentra, por ejemplo, en las células cancerosas. Si la frecuencia de mutaciones en las células embrionarias aumenta, puede llevar a la inflamación y muerte del feto.

John C. Schimenti y sus colegas estudiaron el destino de los embriones de ratón con inestabilidad genómica. Para ello, utilizaron ratones con mutaciones en las proteínas Mcm2-7. Resultó que los embriones femeninos sobrevivían con menos frecuencia que los embriones masculinos. 

Se sabe que la testosterona tiene un efecto antiinflamatorio. Los científicos han demostrado que esta hormona aumenta la supervivencia de los embriones masculinos con inestabilidad genómica. En este caso, la testosterona reduce la producción de citoquinas proinflamatorias. La administración de testosterona o ibuprofeno (un medicamento antiinflamatorio no esteroideo) a ratonas embarazadas aumentó la tasa de supervivencia de los embriones femeninos. Los estudios de las causas de muerte de los embriones pueden ser clave para el estudio de estos procesos en humanos.

Por otro lado, la investigación conductual sobre la testosterona es, en todo caso, muy inconsistente. E incluso contradictoria. Pese a que se asocian altos niveles de esta hormona sexual con la violencia, un estudio suizo desmiente la creencia popular de que la testosterona genere agresividad o egocentrismo en los hombres: sus efectos podrían estar solo en la mente. 
 

María Cervantes 
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.