Planta de la que se hace el tequila puede servir para tratar una común enfermedad digestiva

Wikimedia Commons 

La agavina es sustancia propia de la planta Agave tequilana Haw, la cual es utilizada en la producción de tequila. Sin embargo, un grupo de investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN), descubrió un uso distinto: el del tratamiento contra el síndrome de intestino irritable (SII).

El equipo estuvo bajo el mando del Ingeniero Químico Industrial Antonio Ruperto Jiménez Aparicio, la Dra. Martha Lucía Arenas Ocampo y la Dra. en filosofía Brenda Hildeliza Camacho Díaz. Colaboradores del Centro de Desarrollo de  Productos Bióticos (Ceprobi) del IPN. De acuerdo con el sitio Researchgate los tres cuentan con experiencia en ciencia y tecnología de alimentos, así como en biotecnología vegetal y agrícola.

El SII es un trastorno digestivo que se caracteriza por malestar o dolor abdominal, distensión y sensación de inflamación, contracciones violentas y dolorosas en el recto (tenesmo) y cambio en la frecuencia o apariencia de las heces.

Los avances

La investigación estuvo enfocada en la actividad prebiótica, antioxidante y protectora de las agavinas, en las que se trabajó mediante el proyecto Sistema modular para la obtención de fructanos de agave. Los resultados arrojaron prebióticos efectivos en la estimulación del crecimiento de bacterias benéficas para el organismo, en particular en el proceso de digestión.

Los especialistas añadieron agavinas a un pan prebiótico, el cual incorporaron a la dieta de ratones de peso estándar y obesos. Los resultados fueron estudiados a nivel celular en el Laboratorio de Microscopía del Ceprobi. Se pudo observar que los microorganismos adheridos favorecen al sistema inmunológico, a diferencia de una dieta alta en grasas, que provoca pérdida de la integridad de la mucosa y la capacidad para proteger de patógenos al intestino grueso.

De los resultados en personas Camacho Díaz explicó: “Luego de un mes de tratamiento con una gelatina adicionada con agavinas, los dolores se redujeron, disminuyó la inflamación y las personas que evacuaban una o dos veces por semana incrementaron la frecuencia a dos veces al día, sin provocar diarrea y sin referir molestias”.El efecto postergado del tratamiento fue de 15 días, pero según los investigadores, lo recomendable sería ingerir constantemente, para que la función de las agavinas sea óptima.

Estos mismos investigadores ya habían trabajado con esta planta, pues en marzo de 2018 se publicó su estudio en Journal of Agricultural and Food Chemistry, acerca de la extracción del bagazo del Agave para estudiar sus propiedades.

 

Yasmín Agustín
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.