Drones con lidars pronto ayudarán a forenses a resolver crímenes

Soren Blau 
Forensic Science Research
 

Los drones equipados con lidars ya han ayudado a los arqueólogos a descubrir rastros de actividad humana de hace miles de años. Ahora, un equipo multidisciplinario en Australia quiere usar la tecnología para resolver enigmas mucho más recientes: casos de personas asesinadas y que fueron enterradas en áreas densamente boscosas. Los resultados han sido publicados en Forensic Science Research.

La tecnología lidar (radio laser) funciona apuntando los láseres a un objetivo y midiendo el tiempo que tardan las señales en reflejarse. Los pulsos del láser rebotan en las superficies, por eso es usada en, por ejemplo, los autos que se conducen solos. Pero en este caso, viajan a través de huecos en el dosel del bosque para ofrecer una vista de los árboles, así como cualquier cosa enterrada en el suelo debajo de ellos.

Figure
Representación de cómo un lidar observa un bosque desde un drone
Forensic Science Research 

Para probar la técnica, Soren Blau en el Instituto Victoriano de Medicina Forense en Melbourne enterraron cuerpos donados para propósitos científicos en un área de bosque denso de 20,000 metros cuadrados. Los cadáveres fueron colocados en tres tipos de tumbas para simular diferentes crímenes: uno con un solo cuerpo, otro con tres y una tumba más grande con seis cuerpos. Tres tumbas vacías fueron excavadas como controles.

Luego, Patrick Weeden de la compañía Scout Aerial luego voló drones equipados con lidar sobre el área. Él no sabía ningún detalle sobre los entierros, pero utilizó un algoritmo para eliminar digitalmente la vegetación de las imágenes resultantes y revelar el suelo debajo. Esto le permitió detectar cambios tanto en la superficie como bajo tierra, lo que le permitió identificar con éxito cinco de las seis tumbas.

La técnica aún requiere mejoras

Aunque la técnica pudo reconocer la tumba más grande bajo ciertas condiciones; lamentablemente, no logró detectar la tumba con un solo cuerpo, por lo que el proceso aún requiere refinamiento.

El Lidar solo capta las alteraciones del suelo, por lo que una limitación de la técnica es que no hay una manera fácil de distinguir las tumbas de los cuerpos humanos de las de los animales, o incluso los cambios en el suelo debido a otras causas.

Pero la técnica aún podría ser valiosa. La búsqueda de un área requiere muchos recursos, especialmente cuando los investigadores no saben exactamente dónde deben mirar. Los drones con lidars pueden reducir una gran área de búsqueda con un terreno agreste a algunos lugares de interés.

Otro problema con la técnica, es que la tecnología lidar es cara (un equipo cuesta entre 60 mil y 200 mil dólares. Sin embargo, como suele ocurrir con toda la tecnología, eventualmente, bajar sus cosots y usarse para buscar proactivamente vastas áreas y detectar automáticamente si algo parece sospechoso.

El uso más reciente que se le ha dado al lidar ha sido para encontrar la ciudad sudafricana de Kweneng, perdida durante más de 200 años. El descubrimiento se hizo hace solo unas semanas.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.