Misterio del vuelo Malaysia Airlines podría ser resuelto gracias a micrófonos en el océano

Pixabay 

El 8 de marzo del 2014 comenzó uno de los misterios más grandes de los últimos años. El vuelo MH370 de Malasia Airlines desapareció sin dejar rastro, con 239 personas a bordo. A pesar de los esfuerzos por encontrar los restos o por saber qué ocurrió, hasta ahora, los investigadores siguen sin tener nada en concreto.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Cardiff en el Reino Unido y la Universidad Memorial de Newfoundland en Canadá, afirman que el avión perdido pudo haberse estrellado a miles de kilómetros de los lugares de búsqueda. Los científicos basan su hipótesis en los sonidos registrados en el océano cerca del momento en que desapareció la aeronave.

Los especialistas, liderados por matemático aplicado Usama Kadri, publicaron sus resultados en Scientific Reports. Kadri dijo a Live Science, que los micrófonos submarinos en el Océano Índico habían grabado cuatro eventos de sonido distintivos, causados ​​por ondas de gravedad acústica de muy baja frecuencia, aproximadamente en la época en que el Vuelo 370 Podría haberse estrellado contra el mar.

Su investigación mostró que uno de esos eventos sonoros sucedió relativamente cerca del área de búsqueda, pero otros dos están a miles de kilómetros de distancia, en la parte norte del Océano Índico, en algún lugar entre Madagascar y el atolón de Diego García en el archipiélago de Chagos.

Los investigadores sospechan que el MH370 se estrelló en algún lugar del Océano Índico, aunque no se conoce su trayectoria de vuelo después de su desaparición de los radares civiles y militares, al oeste de la Península Malaya.

El capitán de la aeronave, Zaharie Ahmad Shah, tenía suficiente combustible para un vuelo de rutina desde Kuala Lumpur, Malasia, a Beijing, un vuelo que hubiera durado 7 horas y 30 minutos. Pero el tiempo que el Boeing 777 podría haber permanecido en el aire dependería de su trayectoria de vuelo real, su altitud y la cantidad de sus cuatro motores en funcionamiento.

Hidrófonos

Kadri y su equipo analizó los sonidos grabados por una red de micrófonos submarinos (llamados hidrófonos), que son mantenidos por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO) para escuchar las pruebas nucleares prohibidas. Estos hidrófonos brindan orientaciones direccionales, volumen y frecuencias de sonidos en el océano, desde donde los científicos pueden calcular una ubicación aproximada para el origen de esos sonidos.

Pero la red de hidrófonos CTBTO está diseñada para detectar explosiones nucleares bajo el agua, y se pensó que no podía detectar la caída de un avión. Por eso, para aprender más sobre los patrones de sonidos producidos por los objetos que chocan contra la superficie del océano, Kadri y sus colegas registraron los sonidos causados ​​por pesadas esferas que fueron dejadas caer en tanques de agua en 2017.

Descubrieron que cuando un objeto masivo como un avión, crea un patrón distintivo de ondas de sonido, incluidos patrones de sonidos de muy baja frecuencia conocidos como ondas de gravedad acústica (AGW, por sus siglas en inglés) que se pueden transmitir por miles de kilómetros el océano.

La última investigación de Kadri ha encontrado que la velocidad de transmisión submarina de los AGW de baja frecuencia, por debajo de los 5 hercios, puede verse afectada por la elasticidad del fondo marino en determinados lugares. Eso significa que cada uno de los cuatro eventos de sonido distintivo en el Océano Índico identificados por los investigadores podría haberse originado en una variedad de ubicaciones, pero a lo largo de una orientación direccional particular.

El séptimo arco

Además de los dos eventos de sonido coincidentes registrados por los hidrófonos CTBTO en el cabo Leeuwin en Australia Occidental, los investigadores encontraron dos eventos de sonido registrados por los hidrófonos en Diego García que podrían coincidir con los sonidos de un avión estrellándose en el océano. Sus rumbos y tiempos direccionales indicaron que ambos ocurrieron en algún lugar al noroeste de Madagascar, a miles de kilómetros de las áreas donde se buscado los restos del avión.

Pero el océano es un lugar ruidoso, y los sonidos submarinos también podrían haber sido causados ​​por terremotos submarinos o erupciones volcánicas, o incluso por meteoritos o basura espacial cayendo en el océano. Sin embargo, también eran señales de sonido válidas que podrían haber sido creadas por el accidente del vuelo 370, dijo Kadri.

El investigador dijo que reconoció que los eventos sonoros cerca de Madagascar estaban a miles de kilómetros del llamado "séptimo arco", la línea de posibles posiciones del Vuelo 370 calculadas desde las señales de radio finales de la aeronave hasta un satélite de rastreo poco antes de que se agotara el combustible.

Los buscadores han confiado en el séptimo arco en sus esfuerzos por encontrar los restos del avión desaparecido; se curva a través del Océano Índico oriental, al sur de la isla indonesia de Java y hacia la Antártida, a una distancia de entre 500 a 3,000 km de la costa occidental australiana.

Aunque Kadri dijo que las posiciones sugeridas por los datos de la radio satelital podrían ser inexactas, o calcularse incorrectamente, o de otra manera engañosa. "No quiero entrar en lo que podría salir mal, pero hay muchas cosas", dijo sobre los datos del séptimo arco. "Podría ser cualquier cosa", agregó.

Sin embargo…

Pero no todos están de acuerdo con las conclusiones de Kadri. David Griffin, un oceanógrafo de la Organización de Investigación Científica e Industrial del gobierno australiano (CSIRO, por sus siglas en inglés), le dijo a Live Science que no podía pensar en ninguna razón por la cual los datos satelitales del séptimo arco debían ser ignorados.

El oceanógrafo también estimó que los sitios de choque cerca de Madagascar y Diego García darían lugar a escombros flotantes a lo largo de la costa del este de África en unos pocos meses. Pero no se encontraron escombros flotantes del accidente hasta fines de 2015 y 2016, aproximadamente 18 meses después, dijo.

Aunque, el oceanógrafo David Gallo, director de proyectos especiales en el Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts, dijo que no estaba convencido de que los datos satelitales representados por el séptimo arco dieran una indicación precisa de las posiciones finales del Vuelo 370.

Gallo, quien dirigió la búsqueda exitosa de la ubicación del accidente del vuelo 447 de Air France en 2011, dijo que las búsquedas lideradas por Australia para el vuelo 370 se habían basado en los datos del 7 ° arco porque necesitaban responder rápidamente. Pero "no soy fanático del séptimo arco", dijo Gallo. "[El] avión podría haberse estrellado al norte de Madagascar", añadió.

Por ahora los detalles de la nueva investigación ya han sido transmitidos a las autoridades de Malasia y Australia responsables de localizar el avión, aunque que de momento no hay planes para reanudar la búsqueda en el mar. Mientras eso ocurra, el misterio del MH3470 continuará.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.