Chile: rover de NASA encuentra vida en uno de los lugares más extremos de la Tierra

Stephen Pointing

Hace millones de años, Marte probablemente tuvo agua líquida fluyendo a través de su superficie. Hoy en día, sin embargo, es un lugar seco y árido con hielo solo en algunos lugares. Aun así, es uno de los mejores lugares que tenemos para buscar vida fuera de la Tierra.

Por eso, distintos equipos de científicos buscan lugares similares al Planeta Rojo para probar sus equipos y herramientas. Uno de esos “análogos marcianos” es el desierto de Atacama en Chile, y una de esas herramientas es Zoë, un rover que busca vida debajo de la superficie. Como se publica en Frontiers in Microbiology, Zoë acaba de encontrar microbios en ese ambiente extremo.   

"Hemos demostrado que un rover puede recuperar el suelo subsuperficial en el desierto más parecido a Marte en la Tierra", dijo el biólogo Stephen Pointing del Yale-NUS College, Singapur, en un comunicado. "Esto es importante porque la mayoría de los científicos están de acuerdo en que cualquier vida en Marte tendría que ocurrir debajo de la superficie para escapar de las duras condiciones de la superficie donde la alta radiación, la baja temperatura y la falta de agua hacen que la vida sea poco probable".

La vida podría ser posible

El desierto de Atacama es tan seco que puede que no llueva durante décadas o siglos a la vez, lo que lo hace increíblemente hostil para la mayoría de la vida en la Tierra. Pero el año pasado, se encontró por primera vez vida bacteriana en la superficie. Por su puesto, la superficie de Marte sería mucho más dura que la de Atacama. Pero cuando Zoë profundizó para tomar muestras de muestras a una profundidad de 80 centímetros, encontró microbios del subsuelo que demuestran que la vida podría existir.

"Vimos que, al aumentar la profundidad, la comunidad bacteriana se volvió dominada por bacterias que pueden prosperar en los suelos extremadamente salados y alcalinos. A su vez, fueron reemplazadas a profundidades de hasta 80 centímetros por un solo grupo específico de bacterias que sobreviven al metabolizar el metano", comentó Pointing a ScienceAlert.

"Esto es muy emocionante porque demuestra que el subsuelo de Atacama es compatible con microbios altamente especializados que pueden prosperar en los suelos salados, alcalinos, como Marte, y las recientes mediciones de emisiones significativas de metano desde la superficie de Marte sugieren que las bacterias que utilizan metano también podrían prosperar ahí", agregó.


Taladro robótico en el desierto de Atacama, Chile
Stephen Pointing
 

Sin embargo, las bacterias no estaban distribuidas uniformemente por el desierto y, en cambio, se ubicaron en parches aparentemente aleatorios. Esto se debió a la "disponibilidad limitada de agua, los escasos nutrientes y la geoquímica del suelo", explicó Pointing a Gizmodo, y agregó que, en la búsqueda de vida en Marte, "podríamos enfrentarnos a la mayor búsqueda de agujas en un pajar".

Aun así, el nuevo estudio es el primero en mostrar que los microorganismos se distribuyen dentro de zonas habitables específicas debajo de la superficie del desierto de Atacama. Obviamente, los suelos marcianos no serán idénticos, pero sí podrían ser similares en alguna forma.  Y el equipo tiene la esperanza de que todavía haya regiones habitables, incluso si son pocas y distantes entre sí.

"La colonización bacteriana en parches es un indicador de estrés ambiental extremo y, en el caso de los suelos del desierto de Atacama, podemos decir que la vida realmente se mantiene al límite de la habitabilidad", dijo Pointing. "Dado que las condiciones en Marte son aún más extremas, solo podemos asumir que esta irregularidad también sería una característica de cualquier colonización bacteriana de Marte".

La bacteria que metaboliza el metano es la más interesante, señaló el investigador. Estaba ubicada bastante profundo debajo de la superficie y tenía la capacidad de usar un sustrato que se sabe es abundante en Marte. Esto significa que encontrar bacterias marcianas, si las hay, seguirá siendo un desafío, pero la investigación demuestra que no es del todo imposible.

Más adentro 

El siguiente paso es perforar aún más profundo para ver que puedan encontrar. Pointing espera que los rovers marcianos perforen hasta 2 metros de profundidad, por lo que el equipo espera tomar muestras a profundidades similares. También están armando una idea de dónde comenzar a perforar en Marte.

"Mi preferencia personal sería depósitos fluviales de ríos antiguos o en rocas de arenisca", dijo Pointing. "Ambos de estos sustratos son conocidos por respaldar la vida microbiana y también de manera importante para preservar las biosignaturas de colonización mucho tiempo después de la extinción de los microorganismos", añadió.

Actualmente existe otro robot de NASA perforando el suelo marciano, aunque no para buscar vida. Desde finales del año pasado, el lander InSight está en el planeta rojo desplegando sus instrumentos para estudiar su interior.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.