¿Púrpura o marrón? Este nuevo material impreso en 3D cambia de color bajo ciertas condiciones

La misma copa en colores diferentes / Vittorio Saggiomo

¿La copa que puedes ver en la imagen es de color púrpura o marrón? Eso dependerá de cómo la luz índice sobre ella: si esta se transmite a través del material entonces la copa será púrpura, pero si se refleja entonces será marrón. Los detalles fueron publicados en Beilstein Journal of Nanotechnology.

Dicroico

Vittorio Saggiomo y sus colegas de la Universidad de Wageningen & Research (Países Bajos) crearon esta copa a partir de una mezcla de nanopartículas de oro con citrato, un derivado del ácido que hace que los limones se vuelvan ácidos. El objetivo fue conseguir un líquido dicroico; es decir, uno que cambie de color en diferentes condiciones de iluminación.  

Luego se eligió un plástico transparente imprimible en 3D para que se disuelva en el líquido antes que la solución anterior se seque. Lo último consistía en darle a la mezcla completa la forma deseada a través de una impresora 3D.

¿Cómo funciona?

Como se menciona en el inicio, existen dos posibilidades: que la copa se vuelva color púrpura o marrón. El primer caso sucede cuando la luz atraviesa el material; esto se debe a que los electrones en la superficie de las nanopartículas de oro absorben la luz en ciertas longitudes de onda, pero permiten que la luz violeta atraviese el plástico.

Por otro lado, las nanopartículas también dispersan la luz, reflejándola de vuelta con una longitud de onda diferente. Por esa razón, cuando la copa es iluminada desde otra dirección aparenta ser de color marrón.


Reflexión a la izquierda, transmisión a la derecha. / Lars Kool

No perderá su color

Saggiomo menciona que, a diferencia de los objetos tinturados tradicionalmente, el material que consiguió junto a sus colegas no perderá su color. “Puedes usarlo afuera, incluso ponerlo bajo el sol, durante cien años”, expresa para NewScientist.

El equipo además menciona que su método podría emplearse a la hora de fabricar filtros impresos en 3D que no se deteriorarán con la luz solar. También creen que podrían usarse en sensores ópticos que dejan pasar ciertas longitudes de onda o para concentrar la luz en paneles solares.

Anotaciones extra

La primera cuestión es sobre el costo de su fabricación. Según Saggiomo, tanto el plástico como las impresoras 3D ya son fácilmente adquiribles. En cuanto al oro, este solo supone un 0.07% del peso total de la copa, por lo que su costo no sería demasiado elevado.

Por más extravagante que sería beber de una copa de estas, no es lo más recomendable. El plástico que se usa para conseguir este material es soluble en agua. Beber un líquido en esta copa o dejarla bajo la lluvia no sería demasiado práctico.

El estudio de materiales puede revolucionar de manera impensable la tecnología del futuro. Hace unos meses, un grupo de científicos consiguió desarrollar un material que era tan fuerte como el titanio, pero de cuatro a cinco veces más liviano: la madera metálica. Y hace pocos días, otro grupo consiguió crear un nuevo tipo de imán que podría mejorar la forma en cómo almacenamos nuestra información.

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.