Los gerentes son mejores que las personas comunes en la teoría de juegos

Gerard Terborch, El mundo de Münster. Galería Nacional de Londres, 1648
public domain

Los gerentes de las empresas privadas son mejores que las personas comunes en los juegos cooperativos que los economistas usan en experimentos. Los gerentes tienden a cooperar entre sí y, como resultado, ganan más dinero. El estudio lo publica la revista Experimental Economics.

Dado que es más probable que los ejecutivos de la empresa tomen decisiones estratégicas que las personas que no ocupan puestos de liderazgo, Håkan J. Holm de la Universidad de Lund en Suecia y sus colegas creen que su comportamiento en los juegos cooperativos debería diferenciarse significativamente. Sin embargo, dijeron que estas diferencias son poco conocidas, ya que es extremadamente difícil reunir a un gran grupo de gerentes para un experimento completo.

La importancia de la cooperación 

Para su trabajo, los autores reclutaron a 200 gerentes de compañías grandes y medianas y un grupo de control de 200 personas. La gran mayoría (85% y 82%, respectivamente) eran hombres, la edad promedio de los participantes en el experimento fue de 45 y 41 años, respectivamente. El experimento fue asistido por 20 empleados de una consultora local.

Los participantes en el experimento participaron en tres juegos clásicos de la teoría de juegos: el dilema del prisionero, los halcones y las palomas y la batalla de los sexos. Todos estos juegos ponen a prueba la inclinación de los jugadores a cooperar y coordinar acciones conjuntas; como recompensa se utilizaron pequeñas sumas en RMB. Además, los investigadores propusieron a los jugadores que hablen sobre las preferencias estratégicas de otros jugadores de su propio grupo, suponiendo cómo actuarán.

Resultó que el comportamiento de los gerentes difería significativamente del grupo de control: cooperaban más a menudo entre sí en el dilema del prisionero y eran menos agresivos en los halcones y las palomas, así como en la batalla de los sexos. Además, en estos juegos, los CEOs ganaron entre 11% y 44% más del grupo de control precisamente por su mayor propensión a cooperar. También predijeron con mayor precisión el comportamiento de los colegas y, en particular, estaban más inclinados a creer que el segundo jugador cooperaría en el dilema del prisionero.

Más estudios son necesarios 

Los autores estaban convencidos de que factores como, por ejemplo, la ubicación del experimento (los ejecutivos de la compañía jugaban en la oficina y el grupo de control en casa) o la identidad del entrevistador no influyeron en los resultados. Sin embargo, el documento no menciona si los participantes en el experimento estaban familiarizados con el formato de estos juegos y sus decisiones incluso antes del experimento, y si este factor fue monitoreado.

Los científicos sugieren que la diferencia observada en el comportamiento de los gerentes y del grupo de control puede explicarse, por ejemplo, por el hecho de que la naturaleza misma de la actividad del mercado a menudo implica transacciones voluntarias mutuamente beneficiosas y contribuye a la formación de una mentalidad apropiada. Además, el puesto de un gerente puede alentar a una persona a actuar de manera más prosocial y "predicar con el ejemplo".
 

Maria Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.