Las olas de calor oceánico están amenazando seriamente la biodiversidad

PxHere 

Las olas de calor (MHW por sus siglas en inglés) que se producen en el océano global han tenido implicaciones de gran alcance en los ecosistemas marinos. Éstas se producen cada vez con mayor frecuencia y dañan la estabilidad de los ecosistemas y la vida marina.

Un nuevo estudio publicado el pasado 4 de marzo por la revista Nature Climate Change, examinó las repercusiones de este aumento de temperatura oceánica. La investigación analizó desde los arrecifes de coral, los pastos marinos hasta los bosques de algas. El estudio estuvo bajo la dirección de la ecologista marina de la Asociación de Biología Marina del Reino Unido, Dan. A Samale y el profesor en botánica marina y laborador de la University of West Australia, Thomas Wernberg.

El registro

Los científicos estiman que los océanos han absorbido alrededor del 90% del calor producido por el exceso de gases de efecto invernadero desde la mitad de siglo. Este excedente de energía calorífica también eleva la duración y el periodo en el que se presentan las MHW.

Se estudiaron diferentes áreas de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. En estas zonas habitaba una gran diversidad biológica de peces y plantas que ya vivían en las partes más cálidas. Estos ecosistemas también se vieron afectados por la contaminación y la pesca excesiva. Además, las aves marinas sufrieron un desequilibrio, pues esto afectó directamente sus fuentes de alimento, ya que murieron o se desplazaron como respuesta al aumento de temperatura. 

Los resultados también arrojaron la pérdida significativa de lo que se conoce como especies fundamentales, como los arrecifes de coral, pastos marinos y bosques de algas marinas. La función de estos grupos es respaldar la diversidad de la vida acuática, pues son un refugio contra los depredadores, moderan la temperatura y además son fuentes de alimento. Tras este daño, la vida marina y el ecosistema también se desvanece.

Otros eventos

Otros recientes eventos de alto nivel de calentamiento oceánico incluyen en 2011 al “Ningaloo Niño” (2010–2011) frente a Australia Occidental, el 'Blob' de larga duración (2013–2016) en el noreste del Pacífico y el calentamiento extremo relacionado con El Niño en 2016 que afectó a la mayor parte del Indo-Pacífico. Estos eventos han ayudado a definir los MHW como intervalos en donde las temperaturas diarias de la superficie del mar (TSM) superan un umbral estacional local durante al menos 5 días consecutivos.  

Además de los peces, los corales se vieron directamente afectados por estos MHW, ya que las temperaturas extremas produjeron blanqueo y mortalidad generalizados, mientras que las aves se vieron afectadas indirectamente por cambios en la disponibilidad de presas. Las aves y los corales también son particularmente sensibles a los aumentos a largo plazo de la temperatura del mar asociados con el calentamiento del océano.


Via: Nature Climate Change

La imagen (a) muestra que los MHW severos han provocado la decoloración mortalidad de los corales que construyen arrecifes. El gráfico (b) es un análisis de los registros anuales de decoloración de coral de la región del Mar Caribe / Golfo de México (1983–2010, datos de NOAA Coral Reef Watch) en el que la cantidad de días de MHW por año se correlacionó con la frecuencia de las observaciones de blanqueamiento de coral.

Así mismo, la representación (c) expone la afectación a los pastos marinos en varias regiones. En la gráfica de los datos de monitoreo indicaron que el número de días de MHW registrados en el año anterior se correlacionó negativamente con la densidad de brotes de pastos marinos (Posidonia sinuosa). El gráfico (e) representa que los bosques de algas durante los MHW puede haber mortalidad generalizada y deforestación.

Finalmente, la imagen (f) son estimaciones satelitales de algas gigantes (Macrocystis pyrifera) la biomasa a lo largo de la costa de California / Baja California, la biomasa de algas marinas se correlacionó negativamente con el número de días de MHW registrados durante el año anterior.  

A nivel mundial, los MHW son cada vez más frecuentes y prolongados. Dadas las proyecciones y repercusiones de estos eventos, los enfoques de conservación marina deben considerar diferentes métodos para resguardar y conservar la integridad de los ecosistemas marinos en las próximas décadas.


Yasmín Agustín
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.