Para que borres un mal recuerdo debes procesarlos más y no suprimirlos

Eternal Sunshine of the Spotless Mind / Focus Features, 2004

Científicos estadounidenses han descubierto que el cerebro gasta mucho más esfuerzo en olvidar efectivamente una información, que en recordarla. Para ello, realizaron un experimento de resonancia magnética funcional en el que se pidió a los participantes que recordaran o trataran de olvidar ciertas imágenes. El artículo fue publicado en The Journal of Neuroscience.

Cada día, una persona recibe una gran cantidad de nueva información  y no puede recordarla en su totalidad. Para evitar la sobrecarga de memoria, algunos datos se borran sin dejar rastro. Sin embargo, esto no se aplica a todos los recuerdos: los importantes y los momentos que están asociados con fuertes sensaciones emocionales son muy difíciles de borrar de la memoria.

Por supuesto, esta es una ventaja en caso de que sea importante que recuerde algún número de teléfono o información que sea útil en el examen. Asimismo, es fácil imaginar ejemplos de recuerdos "no deseados"; por ejemplo, uno no puede olvidar una canción fea o deshacerse de recuerdos dolorosos asociados con un evento específico. En este caso, el olvido debe ir del modo pasivo al modo activo y puede llevar mucho tiempo.

Eliminación activa 

Los científicos bajo el liderazgo de Tracy Wang de la Universidad de Texas en Austin decidieron probar experimentalmente cómo la eliminación activa y el procesamiento de los recuerdos de la memoria afectan el olvido de cierta información. Para ello, realizaron un experimento de resonancia magnética funcional con 24 voluntarios. Durante el experimento, a los participantes les mostraron varias imágenes: paisajes, objetos y rostros humanos.

Durante la primera parte del experimento, los participantes tuvieron que clasificar los sujetos: por ejemplo, determinar si el rostro es masculino o femenino. Así, los científicos midieron la actividad en la parte ventral del lóbulo frontal, que está involucrada en el procesamiento de la información.

Luego, a los participantes les mostraron nuevamente las imágenes ya conocidas durante tres segundos cada una, después de lo cual apareció en la pantalla una cruz de un color determinado: una cruz negra significaba que el participante necesitaba recordar la imagen y la amarilla, que debía olvidarla. En la parte final del experimento, a los participantes les mostraron imágenes y se les pidió determinar su nivel de seguridad en que la imagen era conocida en una escala de cuatro puntos.

El esquema del paradigma experimental
Tracy Wang et al. / JNeurosci, 2019

Los científicos descubrieron que el procesamiento de imágenes, que debían ser olvidadas, estaba asociado con una mayor actividad en la parte ventral de los lóbulos frontales, así como en la corteza prefrontal, que también regula el procesamiento de la información que llega a través de diferentes canales de los sentidos.

Para aquellos objetos que debían ser recordados, la actividad de estas áreas fue significativamente menor. Por lo tanto, los autores llegaron a la conclusión de que el olvido más efectivo implica un mayor procesamiento del estímulo objetivo: si la representación mental de un objeto en el cerebro es lo suficientemente estable, es más fácil inhibir los recuerdos.

No suprimir los recuerdos 

Los autores, por lo tanto, llegan a la conclusión de que para deshacerse de los recuerdos no deseados no es recomendable suprimidos, sino por el contrario, aumentar el nivel de procesamiento. De acuerdo con este principio, algunos métodos de psicoterapia funcionan (por ejemplo, psicoterapia gestáltica o terapia primaria), que destacan la importancia de procesar los recuerdos no deseados para deshacerse por completo de sus efectos negativos.

Por otro lado, los altos niveles de ansiedad pueden afectar a los recuerdos de los que la sufren y a su rendimiento intelectual. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Waterloo (Canadá) publicado en Journal Brain Sciences, afirma que, a ciertos niveles, puede serle útil a la memoria.
 

María Cervantes 
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.