Los sonidos “f” y “v” aparecieron hace poco en el habla humana

World Atlas

En 1985 el lingüista Charles Hockett notó que los sonidos labiodentales como los “f” y “v” eran más comunes en las sociedades que consumían alimentos más blandos. Ahora, un equipo de investigadores suizos ha identificado cómo y por qué surgió esta tendencia. Los resultados han sido publicados en Science.

El equipo, dirigido por el científico del lenguaje Damián Blasi de la Universidad de Zurich (Suiza), encontró que los incisivos superiores e inferiores de los adultos humanos antiguos estaban alineados, lo que les dificultaba producción de sonidos dentilabiales (los cuales se forman al tocar el labio inferior con los dientes superiores).

Sin embargo, con el paso del tiempo, nuestras mandíbulas fueron cambiando en su estructura y permitieron una sobremordida. Esta nueva disposición permitió que los humanos pudiésemos emitir sonidos como "f" y "v".  

Así mismo, el equipo demostró que este cambio se correlacionaba con el desarrollo de la agricultura en el período neolítico. La comida se volvió más fácil de masticar en este punto, lo que provocó cambios en las mandíbulas y los dientes humanos: por ejemplo, debido a que se necesita menos presión para masticar alimentos de cultivo más suaves, la mandíbula no tiene que hacer tanto trabajo y, por lo tanto, no crece para ser tan grande.

Idiomas mutables

Los análisis de una base de datos de idiomas también confirmaron que hubo un cambio global en el sonido de las lenguas del mundo después de la era neolítica, y los sonidos antes mencionados aumentaron en los últimos milenios. Curiosamente, estos sonidos todavía no se encuentran en los idiomas de muchas personas cazadoras-recolectoras en la actualidad.

La importancia de la investigación yace en que destierra la idea de que todos los sonidos del habla humana estaban presentes cuando evolucionamos hace unos 300,000 años. "El conjunto de sonidos que utilizamos no necesariamente se ha mantenido estable desde el surgimiento de nuestra especie, sino que la inmensa diversidad de sonidos que encontramos hoy en día es el producto de una compleja interacción de factores que involucran el cambio biológico y la evolución cultural", dijo Steven Moran, miembro del equipo y lingüista de la Universidad de Zurich.

Este nuevo enfoque para estudiar la evolución del lenguaje es disruptor, dice Sean Roberts en la Universidad de Bristol, Reino Unido. "Por primera vez, podemos observar patrones en datos globales y detectar nuevas relaciones entre la forma en que hablamos y la forma en que vivimos", dice. "Es un momento emocionante para ser un lingüista", añade.

Otra especie que demostrado poseer ciertas aptitudes para el lenguaje es el chimpancé. Un estudio reciente encontró que los gestos de estos primates están sujetos a la misma ley lingüística que el habla humana.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.