La vaquita marina en camino a extinguirse: ahora solo quedan 10 de ellas en el mundo

Wikimedia Commons

A pesar del trabajo del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) por salvar de la extinción al cetáceo y el esfuerzo de científicos mexicanos que se unieron a esta lucha, parece que el mamífero más raro de los océanos está condenado a desaparecer. Hace un año, quedaban 12 de ellas, hoy no hay más de 10 e incluso se cree que el número puede ser menor, según reportó dicho Comité.

En 2017 existían alrededor de 30, y en tal solo dos años se ha reducido más del 66% de ejemplares llegando actualmente a 10 pequeñas marsopas. Sin embargo, esta cifra alarmante puede ser aún menor, ya que un grupo activista llamado Sea Shepherd ha informado, a través de su página web, haber encontrado una vaquita muerta flotando cerca de sus embarcaciones.

La vaquita marina (Phocoena sinus) es la especie de marsopa más pequeña del mundo y el mamífero más escaso y raramente visto del océano. A pesar de que guarda similitudes con el delfín, tiene rasgos distintivos: su hocico es más achatado y pequeño que el del delfín, su aleta dorsal es piramidal y sus dientes, en vez de ser cónicos, son aplanados.

Tiene como hábitat la parte norte del Golfo de California y aunque esta área se ha reservado para su protección, el número de vaquitas sigue disminuyendo. Hoy es considerado el animal marino en mayor peligro de extinción.

Peligro de extinción

La principal razón de la desaparición de las vaquitas marinas es la caza ilegal; pero ellas no son las víctimas que los buques quieren, sino una especie de totoabas. Estas poseen unas vejigas natatorias muy demandas en China y vendidas en el mercado negro.

Las capturas incidentales de las vaquitas se producen porque los buques pesqueros tiran al océano sus redes de enmalle, las cuales quedan como enormes cortinas ancladas en el mar. Cuando los mamíferos meten su cabeza en la malla, los finos hilos de esta penetran en su piel quedando enganchados y enredándose. Debido a que las vaquitas respiran aire, deben  elevarse a la superficie, pero al quedar atrapadas no pueden ascender y se ahogan.

"Esta caída precipitada de la población ha continuado a pesar de las medidas tomadas por el gobierno de México", se lee en el informe del Comité. Dicha organización está instando a las autoridades mexicanas para tomar medidas inmediatas, tales como eliminar las redes, intensificar la vigilancia y arrestar a los pescadores ilegales.

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.