Venus pudo haber tenido una atmósfera habitable hace miles de millos de años

JPL / NASA 

Actualmente Venus es un planeta extremadamente hostil. Tiene una aplastante atmósfera de dióxido de carbono 90 veces más espesa que la de la Tierra, casi no hay vapor en ella, y las temperaturas en su superficie alcanzan los 462 grados Celsius.

Sin embargo, de acuerdo a un estudio presentado en la Conferencia de Ciencias Lunar y Planetaria en Texas (EE.UU.) a finales de marzo, el hermano caliente de la Tierra puede haber tenido un océano miles de millones de años atrás, y sus mareas podrían haber frenado la rotación del planeta para hacer que su clima sea relativamente templado.

Venus rota bastante lento, da un giro completo solo una vez cada 243 días terrestres, lo cual es más lento que cualquier otro planeta en el sistema solar. Pero, hace miles de millones de años, puede haber girado más rápido. Las observaciones de la geología y las nubes de Venus han indicado que al principio de su historia, el planeta puede haber sido más similar a la Tierra, con un océano de agua líquida en su superficie.

Michael Way, en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, y sus colegas calcularon cómo un océano en el joven Venus podría haber disminuido su giro desde una rotación mucho más rápida poco después de que se formó y lo hizo más habitable. Way ya había presentado una investigación similar en 2016.

Un Venus más rápido y menos agresivo

Al igual que el océano de la Tierra, los de Venus habrían tenido mareas, que pueden ralentizar la rotación de un planeta a medida que el sol o la luna atraen al agua. Como Venus está más cerca del sol, esas mareas habrían sido más fuertes que las existentes en la Tierra.

Los científicos encontraron que si Venus comenzara a girar aproximadamente a la misma velocidad que la Tierra ahora, estas mareas podrían haber reducido la velocidad de giro en cinco días terrestres cada millón de años. A ese ritmo, llevaría menos de 50 millones de años reducir a Venus a su velocidad de rotación actual, un frenado extremadamente rápido para los estándares planetarios.

Además, una velocidad de rotación más lenta y un océano de agua probablemente habrían creado enormes bancos de nubes que habrían reflejado gran parte de la luz solar que hace que Venus esté tan caliente ahora.

"Venus se [hubiera] mantenido muy fresco porque las nubes bloquean la radiación solar". Eso lo habría hecho mucho más hospitalario para cualquier vida antigua. Luego, un efecto de gases de efecto invernadero fuera de control lo calentó hasta llegar a las temperaturas y la rotación que conocemos actualmente.

Sin embargo, a pesar de sus condiciones agresivas para la vida tal y como la conocemos, algunos científicos creen que podría albergar vida microbiana. Un estudio publicado en abril del año pasado, sugirió que microbios podrían habitar las nubes de Venus formando parches oscuros para los cuales aun no se tiene explicación.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.