Con el nuevo Guasón llega la pregunta de siempre: ¿por qué los payasos causan tanto miedo?

Cortesía
The Ringer

El trailer de la próxima película del Joker (o Guasón como se le conoce en Latinoamérica) fue publicado esta mañana, y mientras lo comentábamos en la redacción de N+1 no pudimos evitar preguntarnos por qué los payasos pueden llegar a causar temor.

Revisando la literatura científica sobre el tema, resulta que, aunque no se le reconozca aun como fobia, el miedo a los payasos existe y tiene un nombre: coulrofobia. Es más, el Manual estadístico y de diagnóstico de trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, quinta edición (DSM-5) incluye a la coulrofobia en el grupo de "fobia específica", código 300.29.

Pasando al por qué la gente podría tenerle miedo a algo que en teoría está diseñado para causar risa, la respuesta está en la incertidumbre y en las diversas formas en cómo se manifiesta. Por ejemplo, los payasos tienen la cara pintada y eso oculta sus verdaderas emociones. Los humanos, al ser seres sociales acostumbrados a leer a otras personas, no podemos hacer eso con un payaso.

La clave: la incertidumbre

Esto, fue explicado por el reconocido psicólogo Sigmund Freud en un principio conocido como “lo inquietante” (Das Unheimliche). La idea de que ver algo que es reconocible y familiar, como en este caso lo es la cara de un payaso, que es similar a una cara normal pero al mismo tiempo distinta, nos dice que algo no está bien y nos hace sentir incómodos.

Los payasos y su expresión facial permanente, fijados entre un estado de risa y llanto, crean una sensación de caos y de histeria en el espectador. "Se visten como un niño con colores brillantes, invitándonos a mirarlos, pero hay una amenaza", explica a la BBC, el Dr. Richard Talbort, profesor titular de la Universidad de Stanford. "Existe el temor de traicionar tus emociones. Cuando nos estamos riendo, estamos fuera de control, y es una línea muy fina entre reír, llorar y gritar", añade.

Además, no es sólo la cara; los humanos son muy sensibles a la forma del cuerpo, y al movimiento. Subconscientemente obtenemos mucha información simplemente por la forma en que alguien camina: postura, manera de caminar, micro expresiones, etc. Los payasos no siguen estos patrones y andan de manera exagerada, a menudo terminan siendo molestos solo por su existencia.

En ese mismo sentido, nuevamente la incertidumbre hace su tarea. La imprevisibilidad es algo que causa desconfianza y aprehensión en los humanos: los borrachos en el transporte público, las personas que gritan el fin del mundo en la calle, son desesperadamente evitadas e ignoradas por quienes las rodean porque claramente no se ajustan a las normas sociales y, por lo tanto, presentan una posible amenaza.

Finalmente, otra razón por la cual la gente les tiene miedo a los payasos es por la cultura pop. Diversos libros y películas han mostrado a los payasos como seres diabólicos como Pennywise de "It", Killjoy de la serie de películas "Killjoy", y el Captain Spaulding de "House of 1000 Corpses". Esto sin contar al clásico villano de Ciudad Gótica, el propio Guasón.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.