Una caminata de 20 minutos al aire libre puede reducir el estrés

pxhere 

Todos conocemos el beneficio de darse una pausa y caminar un rato, pero ahora un grupo de investigadores estadounidenses han estudiado sus beneficios. Una investigación publicada en Frontiers in Psychology ha encontrado que una caminata de 20 a 30 minutos ayuda a reducir los niveles de dos biomarcadores de estrés conocidos: cortisol y alfa-amilasa.

Existen muchas maneras de reducir del estrés. Por ejemplo, la presencia de una pareja romántica puede reducir la presión en una situación estresante, y los estudiantes pueden reducir significativamente el estrés antes de los exámenes con hacer algo tan simple como jugar con perritos.

Sin embargo también hay formas de reducir el estrés sin ayuda externa: las caminatas. Y ahora, para medir exactamente cómo reducen exactamente el estrés y cuánto es necesario caminar para lograr algún tipo de efecto, Un equipo de científicos bajo la guía de Mary Carol Hunter de la Universidad de Michigan decidió realizar un estudio.

Caminar al aire libre

En el estudio, participaron 36 personas, a quienes durante ocho semanas se les pidió que caminaran al menos tres veces a la semana durante diez minutos o más. El lugar no era importante, pero se pidió a los participantes que salieran a caminar para que “se sintieran unidos con la naturaleza” (es decir, un parque o un bosque). También se les pidió que recolectaran muestras de saliva antes y después de la caminata 4 veces (al final de la primera, tercera, quinta y séptima semana).

Como principales indicadores del estrés, los científicos eligieron la hormona cortisol y la enzima alfa-amilasa, cuyo nivel aumenta en un estado de estrés, y la medición no requiere una muestra de sangre. Además, para evaluar los cambios naturales de estos biomarcadores durante el día, los participantes proporcionaron muestras de saliva por la mañana y por la noche al comienzo del estudio.

El nivel de cortisol en la saliva de los participantes disminuyó en aproximadamente 21.3% luego de caminar durante una hora: en comparación, este indicador fue de 11.7% por hora durante el día. El nivel de alfa-amilasa disminuyó en un 28.1% por hora en comparación con un 3.5% natural por hora durante el día. El impacto más efectivo de la caminata en biomarcadores de estrés se observó en el intervalo de 20 a 30 minutos, y el nivel de alfa-amilasa se redujo significativamente solo si los participantes estaban sentados en la naturaleza o caminando lentamente. El cortisol no dependía del tipo de actividad.

Una de las ventajas de este trabajo es que los mismos participantes pueden elegir su hora preferida para una caminata. Por lo tanto, los científicos llegan a la conclusión de que una pequeña caminata (preferiblemente sin prisas) en el aire fresco puede tener un efecto positivo en el nivel de estrés humano y ser utilizada como prevención de enfermedades y trastornos asociados con altos niveles de estrés.

En 2017, se realizó una investigación similar. Un estudio realizado por la Universidad de Illinois encontró que un paseo madre – hija por la naturaleza fue mucho más beneficioso que irse de compras.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.