Por 99 años, esta mujer vivió con los órganos en el lugar equivocado de su cuerpo

Cortesía de la familia Bentley

Rose Marie Bentley, una mujer que falleció a los 99 años, había vivido una vida tranquila en la ciudad de Oregón, criando a sus cinco hijos y ayudando a su esposo en una tienda de alimentos. Nadie sospecharía que luego de su muerte, se enterarían que sus órganos internos, excepto su corazón, estaban en el lugar equivocado. Los detalles fueron revelados en un comunicado de Oregon Health & Science University (OHSU).

Al morir, su cuerpo fue donado a Oregon Health & Science University para que los estudiantes de medicina puedan estudiarlo. Lo que encontraron al abrir el tórax de la mujer sorprendió a todos. Ella había sufrido de situs inversus con levocardia sin saberlo, esta es una extraña condición en la cual los órganos del pecho y el abdomen se colocan en una imagen de espejo desde sus posiciones normales. Por ejemplo,  el hígado se coloca en el lado izquierdo en lugar del derecho o el estómago está en el lado derecho del cuerpo y no en el izquierdo.


Ilustración de esta extraña condición médica. / Lynn Kitagawa para OHSU

"Sabía que algo estaba pasando, pero nos tomó un tiempo averiguar cómo se la armó", afirmó Cam Walker, profesor asistente de Anatomía en dicha universidad quien ayudó a los estudiante a examinar el cuerpo de Rose. El doctor se sorprendió más cuando supo que este era el único caso de un paciente con esta condición que vivía más de 73 años.

La familia Bentley nunca supo acerca de la condición de Rose, ella pertenecía a esos reducidos casos que solo ocurren una vez en 22.000 nacidos vivos. Muchos de ellos no llegan a la edad adulta o mueren jóvenes porque desarrollan problemas potencialmente mortales como defectos cardíacos congénitos.

En el caso de la señora Bentley, ella tenía una hernia hiatal, esto significa que una porción de su estómago sobresalía a través del diafragma. Por otro lado, su vena cava superior era tan larga que en lugar de recolectar sangre desoxigenada de la cabeza, extremidades superiores y cuello; esta reunía sangre de otras zonas más como la cavidad abdominal y la caja toráxica. Incluso sus venas hepáticas drenaban directamente hacia la aurícula derecha del corazón, sin pasar primero por la vena cava inferior.


Rose Marie Bentley celebrando su cumpleaños / Foto cortesía de la familia Bentley.

A pesar de todas estas anomalías, sus familiares aseguran que ella solo se quejaba de artritis. "Mi mamá pensaría que esto es genial…Probablemente tendría una gran sonrisa en el rostro sabiendo que es diferente", aseguró la hija de Bentley, Louise Allee.

Definitivamente los reporte médicos inusuales en anatomía no dejan de sorprendernos. Hace poco se descubrió el extraño caso de un hombre de 59 años con un diente creciéndole en la nariz y el de otro que sufrió amputación de pene luego de una erección que le duró dos días.

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.