¿Empatía entre roedores? Las ratas también parecen tener neuronas espejo

Pixabay 

No eran una exclusividad de los primates. Científicos holandeses han descubierto neuronas espejo emocionales en el cerebro de las ratas. La corteza cingulada anterior (una zona responsable de la empatía) de los roedores se activó al ver que otras ratas fueron sometidas a dolor. El estudio ha sido publicado en la revista Current Biology.

La corteza cingulada anterior del cerebro es responsable de la empatía y está bien desarrollada en primates superiores y algunos mamíferos. Investigaciones en personas, muestran que esta area se activa cuando una persona experimenta dolor: esto nos permite asumir que hay un tipo especial de neurona espejo.

Sin embargo, esto aún no se ha probado con precisión, en gran parte debido al hecho de que la corteza cingulada anterior también está involucrada en el procesamiento de otros estímulos emocionales.

“En el dolor, hermanos”

Los científicos decidieron aclarar este tema bajo la guía de Christian Keysers, del Instituto de Neurociencia de los Países Bajos y llevaron a cabo un experimento con ratas. Los roedores fueron divididos en parejas y luego les implantaron electrodos para monitorear la actividad de la corteza cingulada anterior: cada rata fue separada de su compañera por una partición transparente.

La rata detrás de la partición recibió una descarga eléctrica, que fue acompañada por un cierto sonido. Los científicos registraron la reacción de la otra rata al momento del impacto, así como cuando fue atacada con un láser. En otra condición, los científicos estudiaron cómo el cerebro de la rata respondía al sonido que acompañó el impacto. Esto fue necesario para evaluar la actividad cerebral en respuesta a un estímulo que causa miedo en un animal. Tanto el láser como la descarga eléctrica se dieron con diferentes potencias.

Como principal indicador de una respuesta de comportamiento, los científicos observaron cómo las ratas se "congelan" cuando se las expone a diversos estímulos: tanto al dolor como a la observación de ratas que están heridas.

El equipo de Keysers descubrió que las mismas neuronas en el área de estudio, estaban activas tanto en la rata que sentía dolor, como en la otra que estaba observando. Además, esta coincidencia fue más notoria que con las neuronas que estaban activas cuando el shock se acompañó de sonido. Esto ayudó a los científicos a rechazar la sugerencia de que estas neuronas se activan con el estímulo de dolor.

Los autores llegaron a la conclusión de que las neuronas aisladas en la región cingulada anterior de las ratas son en realidad espejo: la población examinada de células nerviosas se activa tanto en la sensación de dolor como en la observación del dolor.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.