Titán tiene lagos milenarios con más de 100 metros de profundidad

NASA/JPL-Caltech/Univ. Arizona/Univ. Idaho

Los datos recogidos por la sonda Cassini mostraron extrañas formaciones en Titán, el satélite Saturno. Los lagos de hidrocarburos parecen tener cuevas, reservorios estacionales de unos pocos milímetros y lagos milenarios de hasta 100 metros de profundidad. Los resultados del estudio han sido publicados en Nature Astronomy.

Los mares y océanos son mucho más comunes de lo que se pensaba, no solo se encuentran en la Tierra, sino que se esconden debajo de la superficie de las lunas de Júpiter, Saturno y Neptuno, y también, probablemente, bajo la capa de hielo de Plutón.

Sin embargo, Titán es especial por el hecho de que es el único cuerpo celeste además de nuestro planeta, en cuya superficie hay lagos y mares líquidos. Se debe aclarar, no obstante, que estos océanos no están compuestos de agua sino de una mezcla de metano líquido y etano saturado con nitrógeno disuelto. Esto sin contar que su temperatura es extremadamente baja, según los científicos, es de unos 170-180 grados centígrados.

Profundos lagos estacionales

Ahora, los grupos de Shannon Mackenzie científica planetaria en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins; y Marco Mastrogiuseppe, científico planetario de CalTech trabajaron con los datos de la nave espacial Cassini recopilados por sus herramientas RADAR, el espectrómetro de cartografía visual e infrarroja (VIMS) y el subsistema de ciencia de imágenes (ISS) durante 13 años de trabajo.

Mackenzie y sus colegas estudiaron tres lagos en la parte norte que Cassini observó en el invierno, y en la primavera ya habían desaparecido. Estos "lagos fantasmas", según los autores, son pequeños estanques que se evaporan o se filtran bajo la superficie durante siete años, lo que le toma a Titán transitar de invierno a primavera (la duración del año en Titán es de 29.5 años terrestres).

Los investigadores señalan que la sonda no pudo ver los canales que podrían alimentar los lagos porque de existir, su tamaño es inferior a 300 metros (es decir, menos de un píxel en las imágenes). Los autores del estudio creen que existen otros lagos más grandes en la región en el mismo modo que los "fantasmas", pero los cambios en sus costas no se pudieron ver en los datos de Cassini.


Lagos en el polo norte de Titan
JPL / NASA
 

Por su parte, el grupo de Mastrogiuseppe estudió los cuerpos de aguas profundas de hasta 100 metros de profundidad. Estos siete lagos se observaron con la herramienta RADAR en el último acercamiento a Titán en abril de 2017. A diferencia del único lago grande en el hemisferio sur de Titán, Ontario Lacus en el que predomina el etano, en los lagos norteños el metano predomina en su composición. Los autores creen que estos lagos se formaron hace miles de años y continúan creciendo en volumen hoy en día, ya que la afluencia de hidrocarburos con la lluvia es más alta que su salida a través del suelo.

Anteriormente, los científicos se habían recreado en las condiciones de laboratorio correspondientes a los mares de hidrocarburos en Titán para descubrir las dificultades que enfrentará el submarino que está desarrollando la NASA en su estudio. Está previsto que el submarino vaya al satélite de Saturno en los próximos 20 años.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.