El ‘gran león africano’, un temible carnívoro del tamaño de un oso polar que merodeaba por el mundo hace 22 millones de años

Reconstrucción de la apariencia de Simbakubwa kutokaafrika.

 

Paleontólogos descubrieron en Kenya (África) un nuevo género y especie de depredadores terrestres gigantes, informó un artículo publicado en Journal of Vertebrate Paleontology. Los “grandes leones de África” vivieron hace 22 millones de años, eran uno de los más mamíferos carnívoros más grandes nunca antes vistos y podían llegar a pesar hasta una tonelada y media.

La nueva especie pertenece a la familia Hyainailouridae del clado Hyaenodonta. Eran animales semejantes a los leones y tigres, vivieron en África y Eurasia desde fines del Paleógeno (66 - 23 millones de años) hasta mediados del Mioceno (23 - 5.3 millones de años).  El Hyainailouridae tenía un hocico largo, una mandíbula relativamente pequeña y, a juzgar por la estructura del cráneo, un sentido del olfato bien desarrollado. Los representantes de ésta familia podían ser tan pequeños como un perro (entre 5 y 15 kg) o superar el tamaño de un león, como por ejemplo, el megistoterium, que pesaba media tonelada.

Pero el pasado escondía sepultado en el oeste de Kenia un tesoro de medidas inimaginables. En 1981, en un sitio llamado el Puente de Meswa, un grupo de paleontologos encontró en sedimentos de 22 millones de años los fósiles de un nuevo género y especie de mamífero. El hallazgo involucró además fósiles de troncos, de antrocoteridos (semejante a un hipopótamo) y grandes primates. En aquel momento, los especialistas concentraron su atención en los fósiles de los simios, por lo que los restos del gran depredador pasó a ser una incógnita aplazada y guardada en las bóvedas del Museo Nacional de Kenia, en Nairobi.


Simbakubwa kutokaafrika, un depredador gigante cuyos restos se hallaron en un cajón.

 

Dimensiones descomunales

Ahora, los paleontólogos Matthew Borts y Nancy Stevens de la Universidad de Ohio desterraron el misterio. Se tratan de piezas óseas de varios individuos: huesos humerales, radiales, cúbitos y hasta mandibulas con caninos, incisivos y molares. Los científicos lo bautizaron "Simbakubwa kutokaafrika", que en swahili signifíca "gran león de África".

Según las estimaciones de los investigadores, era un depredador de dimensiones descomunales. Su masa podría oscilar entre unos modestos 280 kg (semejante a la de los leones modernos) y 1.554 kg, superando el pesaje de los osos polares. Eran megacarnívoros, con una dieta a base de mamíferos superiores en tamaño, de la talla de un rinoceronte, hipopotamo o elefante.

Los fósiles del gran león de África ​ sirvieron también para rastrear el nacimiento y la migración de los mamíferos depredadores más grandes del Mioceno temprano. Según una hipótesis, se habrían originado hace 61- 66 millones de años en el territorio de Eurasia, y sus representantes emigraron rápidamente a África y América del Norte.

El análisis filogenético realizado por los autores del artículo permitió colocar el estampado al pasaporte de la familia Hyainailouridae: aparecieron en África al comienzo del Eoceno (hace 56 - 47.8 millones de años) y entre los 47.8 - 33.9 millones de años, llegaron a América del Norte.

 

A. Origen y distribución del clado de Hyaenodonta. B. El origen y distribución de los representantes de la familia Hyainailouridae.
M.Borths y N. Stevens / Journal of Vertebrate Paleontology, 2019
   

Hacia 15 - 18 millones de años atrás, el clado Hyenodonta se extinguió. "No sabemos qué causó la desaparición de los hyenodontes", declaró Matthew Borts. “Pero si sabemos que en aquel entonces los ecosistemas estaban cambiando rápidamente a medida que el clima se volvía más seco. Por lo que los familiares de Simbakubva fueron los últimos miembros de los hyenodontes de la Tierra.”

Aparentemente, Kenia esconde otros tesoros por develar. Meses atrás encontraron allí los fósiles del simio más pequeño de la historia. Eran del tamaño de un gato y vivieron hace 12.3 -12.5 millones de años.

Mientras se ramifican los pasados en direcciones bien definidas, aún hay acertijos que los paleontólogos no pueden resolver. En Australia, el posible animal más antiguo jamás encontrado continúa huerfano de parentesco, por el momento en el orfanato de la biota ediacarana.

 

Sofía Dottori Fontanarrosa
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.